Hermandades Bendición de la nueva Dolorosa del Despojado

En Salesianos concebida

  • Los cofrades del Despojado rinden culto desde ayer a su Dolorosa, la Virgen de la Concepción, que fue bendecida en el transcurso de una eucaristía a las 12.30 horas

En Salesianos ya entonan Salves y cánticos marianos a la Virgen de la Concepción. Después de tres años desde que la cofradía del Despojado fuera fundada y dos años desde que se bendijera el Señor del Amor, la corporación rinde culto desde ayer a su nueva titular. Y fue en una eucaristía celebrada a las doce y media del mediodía cuando la Dolorosa que ha tallado Francisco Romero Zafra fue bendecida por el director del colegio y de la cofradía, Juan Carlos Pérez Godoy.

El interés que había despertado la llegada de esta nueva imagen devocional a la ciudad quedó patente en la iglesia de Salesianos, repleta de fieles que asistieron a la bendición de la Virgen. Había representaciones de numerosas hermandades, del Consejo, del Ayuntamiento, del propio colegio,... Y también estaban en el templo el autor de la Virgen, Francisco Romero Zafra, y el fundador de la cofradía, el salesiano José Antonio Perdigones.

En el centro de la iglesia, a los pies del altar mayor, captaba las miradas la Dolorosa, rodeada de rosas blancas y ataviada con la saya blanca que Ana de Viya (fundadora de Salesianos en Cádiz) donara a la Patrona de la ciudad, cedida para la ocasión; y manto azul elaborado por la propia cofradía. Colores propios de su advocación inmaculista.

También lucía la Dolorosa una corona de la Virgen de la Salud; una toca y un fajín de la Virgen del Patrocinio y un tocado cedido por un particular. Y como primeros enseres de su ajuar propio, destacaban el puñal (donado por la comisión de hermanos que se ha encargado de la Virgen), un fajín militar donado por una familia de la hermandad, así como diversos rosarios y broches frutos de donaciones particulares.

Antes de la bendición, Pérez Godoy destacó en su homilía que llegaba a Salesianos "una imagen de la Inmaculada con siete lágrimas de dolor". Lágrimas que dijo respondían a la familia, a los jóvenes, a la naturaleza, a los conflictos bélicos, a las injusticias sociales, a la adoración "al dios dinero" y a la desunión de los creyentes en el propio seno de la Iglesia.

Un fuerte aplauso resonó en Salesianos alrededor de la una y cuarto de la tarde, momento en que quedó bendecida la Virgen de la Concepción, fueron encendidos los seis candeleros que la flanqueaban y Pérez Godoy se fundió en un abrazo con Romero Zafra y con el hermano mayor del Despojado, Luis Rivero. Antes de eso, se dio lectura del decreto del Obispado que autorizaba su puesta al culto y se escuchó la interpretación del Regina Coeli por parte del coro Medea.

Y tras la eucaristía, María Santísima de la Concepción recibió su primer culto masivo en un besamano que inundó de fieles la nave central de la iglesia. Una nueva etapa se iniciaba en la historia de la cofradía, día de la festividad de la nueva Dolorosa del Despojado y de la ciudad. Y es que la Inmaculada ayer fue concebida en Salesianos. Y así lo recordó un emocionado Luis Rivero. "Nuestra Madre ya está con nosotros. Que Ella nos bendiga y nos proteja bajo su manto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios