Acuerdo del SAS con la Fundación Amancio Ortega

El Puerta del Mar contará con una nueva máquina para radioterapia

  • Con este equipo podrán realizarse casi todas las técnicas más avanzadas en este tratamiento que hasta ahora no podían realizarse en el hospital gaditano, por lo que ya no habrá que derivar pacientes a otros centros

  • Profesionales de las unidades de Radioterapia y Radiofísica han ido a Wisconsin (EEUU) a formarse en el manejo de la máquina

El Hospital Puerta del Mar contará próximamente con una máquina de tomoterapia para realizar tratamientos de radioterapia. Este equipo viene a completar a los que actualmente existen en el hospital gaditano y con él, "podrán realizarse prácticamente todas las técnicas más avanzadas en radioterapia que hasta ahora no podían hacerse aquí, por lo que ya no tendremos que derivar a pacientes a otros centros", afirma el jefe del Servicio de Oncología Radioterápica del Puerta del Mar, Javier Jaén Olasolo.

Este médico explica que la nueva máquina "es más precisa a la hora de administrar la dosis de radiación en la zona a tratar y, además, tiene un sistema de imagen integrado que permite verificar que el posicionamiento del paciente es adecuado antes de la sesión de radioterapia".

Destaca que esta será la segunda máquina de estas características que habrá en los hospitales del Servicio Andaluz de Salud, después de la del Virgen del Rocío de Sevilla, y entra dentro del acuerdo entre el SAS y la Fundación Amancio Ortega.

La jefa del Servicio de Radiofísica del hospital gaditano, María Amparo Iborra Oquendo, apunta que actualmente se están realizando unas obras de acondicionamiento en la Unidad de Radioterapia para ubicar la máquina –que está previsto que llegue a finales del mes de noviembre– y que se cumplan todos los requisitos legales de seguridad y protección radiológica.

Javier Jaén señala que en el Hospital Puerta del Mar se tratan 1.200 pacientes al año con las dos máquinas de radioterapia con las que actualmente cuenta el centro, más otros cien pacientes de braquiterapia (otro tipo de tratamiento de radioterapia). "Con la tercera máquina, se podrá tratar entre un 25 y un 30% más de pacientes al año, aproximadamente", indica.

Reconoce que la instalación de este nuevo equipo requerirá una reestructuración del espacio de la Unidad, ya que al aumentar el número de pacientes que podrá atenderse, la sala de espera se quedará pequeña. El doctor Jaén considera que podría ser "una buena oportunidad para mejorar la confortabilidad y modernizar unas instalaciones que se han quedado obsoletas con el paso del tiempo".

Mª Amparo Iborra añade que la puesta en funcionamiento de esta máquina y posterior atención a los pacientes requerirá también un mayor número de profesionales.

Formación en Wisconsin

Para aprender el manejo de la máquina de tomoterapia, profesionales del Puerta del Mar han tenido que realizar cursos de formación en Madison (Wisconsin, EEUU), en el centro de formación mundial de la empresa Accuray, que es la que fabrica estos equipos. En concreto, han ido dos técnicos de radioterapia y dos radiofísicos. Mª Amparo Iborra resalta que sin la formación que han recibido estos profesionales, "no es posible la puesta en marcha de esta tecnología".

Los radiofísicos Carmen Candón González e Ignacio Castro Ramírez han tenido que realizar dos cursos diferentes, para lo que han permanecido dos semanas en Wisconsin. Uno de ellos era sobre los aspectos físicos de la máquina y pruebas de calidad, y el otro sobre planificación de tratamiento, para poder personalizarlos a cada paciente.

Por su parte, las técnicos superiores de radioterapia Sandra Espejo Fernández y Ana del Cerro Sánchez han realizado un curso de una semana sobre el funcionamiento propiamente dicho de la máquina, el posicionamiento del paciente y la aplicación del tratamiento.

Además de los cursos, estos profesionales gaditanos han visitado la fábrica donde se construye la máquina y han podido conocer el aparato por dentro.

Los cuatro aseguran que ha sido una experiencia muy positiva y han adquirido mucho conocimiento que están deseando poner en práctica. Ahora, ellos tienen que transmitir la formación recibida al resto de profesionales de sus unidades para que todos puedan manejar la máquina.

Mª Amparo Iborra advierte que una vez que llegue el equipo al hospital gaditano, el proceso hasta su puesta en marcha es largo y puede durar varios meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios