Cádiz

El Pleno aprueba la ampliación de la carencia del pago a proveedores

  • El Ayuntamiento no tendrá que afrontar el abono de la amortización de estos préstamos durante los próximos tres años

El concejal de Economía y Hacienda, David Navarro, en un momento de su intervención en el Pleno de ayer. El concejal de Economía y Hacienda, David Navarro, en un momento de su intervención en el Pleno de ayer.

El concejal de Economía y Hacienda, David Navarro, en un momento de su intervención en el Pleno de ayer. / lourdes de vicente

Un alivio para unas arcas municipales condicionadas por la fuerte presión de su enorme deuda. El Pleno del Ayuntamiento aprobó ayer por unanimidad la petición al Ministerio del Ministerio de Hacienda y Función Pública de la adhesión a la ampliación en tres años del periodo de carencia de la amortización de los préstamos del plan de pago a los proveedores. De esta manera, durante este plazo sólo tendrá que hacer frente a los intereses de estos créditos ICO. Como contrapartida, el Consistorio se somete a un plan de saneamiento durante cinco años, por el que deberá tener un remanente líquido de tesorería y unos ahorros neto y bruto en cifras positivas.

Aunque el equipo de Gobierno superó el trámite sin demasiados problemas en el último día en el que podía hacerlo, la oposición dejó en el aire algunas dudas sobre la situación económica del municipio. En su primera exposición, el concejal de Economía y Hacienda, David Navarro, señaló que a 31 de diciembre de 2016 la deuda financiera del Ayuntamiento está en torno a los 155 millones de euros, de los que unos 82 millones de euros corresponden al plan de pagos a los proveedores y unos 72 millones de euros a otros préstamos a largo plazo. Por ello, Navarro justificó la acogida de esta medida para poder "respirar financieramente en el Ayuntamiento y en la ciudad", aunque consideró que esta ampliación en el periodo de carencia de la amortización de los préstamos "no es el mejor plan".

Respecto a los informes hechos por la Intervención municipal para presentar la solicitud al Ministerio de Hacienda y Función Pública, Navarro precisó que se han realizado en función a la liquidación de 2015 al estar dentro de los requisitos de la Administración central, aunque otros ayuntamientos la han realizado con las cifras de 2014. Asimismo, indicó que "en breve" se presentarán los resultados del pasado ejercicio. A esto, se suma que en la propia petición se incluyen "medidas generales a aplicar", por lo que éstas "no están cuantificadas" al no existir esta exigencia.

Estas explicaciones no evitaron la desconfianza de la oposición en la gestión municipal. Ya en el inicio de las intervenciones, el portavoz de Ciudadanos, Juan Manuel Pérez Dorao, se quejó de que, debido a la urgencia, "no hayamos tenido la opción" de tratar este asunto en una comisión informativa, por lo que pidió que en una futura comisión especial de cuentas se expliquen "algunos pormenores de la acción a la que vamos a acogernos".

Tanto el PSOE como el PP sí fueron más incisivos en sus críticas, aunque ambos votaron a favor. En primer lugar, el portavoz socialista, Fran González, reconoció que la medida va a "mitigar la situación en el abono de esos créditos". A partir de ahí, el edil de la oposición afeó a Navarro que el equipo de Gobierno "como siempre lo deja todo para el último día".

A esto, sumó sus dudas por la inclusión en los informes de la liquidación de 2015, cuando "tenía que haber aprobado ya la de 2016". De hecho, aseveró que en el resultado final de las cuentas del pasado ejercicio "hay una previsible serie de incertidumbres que en la liquidación se van a ver refrendadas" por la situación generada al no venderse el módulo hotelero de la tribuna del estadio Ramón de Carranza.

Además, en cuanto a la proyección de ingresos y gastos de los próximos cinco años, González apuntó que "no se ajustan a la realidad" al no contener elementos que "condicionen su variabilidad" debido a que las previsiones aportadas son "idénticas".

Estas críticas fueron contrarrestadas por Navarro. En referencia a la utilización de la liquidación de 2015, volvió a apuntar que la actuación era correcta al indicar que el propio Ministerio de Hacienda "dice que no sólo le basta la de 2015, sino que se retrotrae a la del 2014, que también le valdría". Por otra parte, en cuanto al plan de saneamiento, defendió que "lo que pide el Ministerio no son partidas concretas, sino capítulos presupuestarios". Asimismo, Navarro justificó la necesidad de acudir a medidas como la aprobada ayer por la "situación heredada".

El concejal del PP José Blas Fernández se afanó en recordarle al equipo de Gobierno que "se acogen a las medidas del Gobierno del PP", haciendo hincapié en que proceden de Hacienda, un ministerio "tan denostado y que no pueden ver". Fernández también incidió en que la ampliación del periodo de carencia de los préstamos del pago a proveedores lleva unida 11 medidas que el Ayuntamiento deberá cumplir. Aseveró que una vez que se tenga conocimiento de los resultados de la liquidación del 2016, estas acciones se podrían "alterar", por lo que serían "mucho más comprometidas que las que se están hablando".

Por último, la exalcaldesa, Teófila Martínez, se mostró "muy tranquila" con la aprobación de la ampliación del periodo de carencia del pago de los préstamos "porque por fin ustedes aceptan acogerse a una medida del Gobierno" tras no haberlo hecho en los dos años anteriores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios