Cádiz

Música desafinada para clamar contra los recortes

  • Padres y alumnos se manifiestan ante la Consejería de Educación tras quedarse varios estudiantes aprobados sin plazas para la enseñanza profesional de música

Comentarios 7

Sonidos estridentes e instrumentos con una melodía desentonada, con este ruido ensordecedor sonaba plaza Mina ayer al mediodía. Un ejército de bocinas, flautas con melodías delirantes y algún que otro silbato desencadenaron un rebelde estruendo cuya finalidad no era otra que reclamar los derechos birlados a los estudiantes.

Una veintena de profesores, padres y estudiantes clamaron ante la Delegación Provincial de la Consejería de Educación contra los recortes en los estudios de conservatorio. Estas políticas de austeridad han provocado que cerca de 40 alumnos no puedan continuar con la formación musical el próximo curso. La Consejería de Educación, en consonancia con las medidas de ajuste presupuestario de la Junta de Andalucía, ha recortado el número de plazas para las enseñanzas profesionales de música. Los niveles elementales son los previos a este curso superior.

El acceso a la enseñanza profesional de música se realiza mediante una prueba, la cual han superado estos alumnos, pero aun así se les ha denegado el acceso al curso superior correspondiente. "En anteriores años, las plazas se ofertaban según el número de aprobados", declara con rostro desilusionado Sebastián Chinchilla, integrante del Consejo Escolar del Conservatorio.

Una de las pancartas portadas por los manifestantes resume a la perfección la acentuada frustración, "yo apruebo, tú apruebas, ellos te echan, 4 años a la basura". Tiempo dedicado por los pequeños alumnos para aprobar el grado elemental de conservatorio. Hay casos particulares como el de una alumna que en el transcurso del pasado año adquirió un piano por la cantidad de 5.500 euros. Un año después y tras el importante desembolso económico esta alumna no tiene cabida en las enseñanzas profesionales de música. La edad media de los estudiantes es de 12 años.

"Presentamos una alternativa a coste cero que no reporta ningún tipo de recargo económico adicional a la Junta de Andalucía, los profesores trabajaremos dos horas más y hemos elaborado un plan en el que no es necesario ofrecer menos plazas", cuenta Sebastián Chinchilla. La dirección del Conservatorio ha enviado un informe para certificar la viabilidad del plan según confirma este integrante del Consejo Escolar.

Las protestas comenzaron hace diez días cuando los padres de los alumnos afectados remitieron sus quejas a la Delegación de Educación, a la Consejería y al Defensor del Pueblo.

Algún participante en la movilización muestra su esperanza de triunfo ya que en otras provincias se ha conseguido abolir la decisión antisocial de la administración pública. Tras estos actos reivindicativos, los manifestantes quedan a la espera de una cita con Josefa Blanca Alcántara Reviso, delegada provincial de la Consejería de Educación, que por el momento no ha respondido a las quejas emitidas. En caso de negativa a esta reunión, se anuncian nuevas protestas en los próximos días.

José Antonio, padre de una de las pequeñas afectadas, recuerda como durante cuatro años ha tenido que esforzarse económicamente por los estudios extraescolares de su hija. "Ella toca la flauta travesera, nos costó 600 euros y ahora no sabe si podrá usarla el año que viene", afirma José Antonio. Además, el progenitor de una de las pequeñas afectadas hizo mención al nuevo edificio donde se impartirán las clases de conservatorio, "se supone que es un espacio más amplio que el actual y no son capaces de colocar a unos pocos niños más". El plazo de matriculación acaba el lunes y la mayoría de estos alumnos no saben cuál será su futuro el próximo año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios