Cádiz

Medio Ambiente da la puntilla al muelle de San Sebastián

  • El informe de la Junta afirma que se ha elegido la alternativa con mayor impacto

Comentarios 30

El proyecto del muelle del Socorro, en el castillo de San Sebastián, no se va a ejecutar. Ya lo anunció hace unas semanas el presidente del Consorcio del Bicentenario, Luis Pizarro. Fue una decisión política adoptada tras las protestas de diversos colectivos ciudadanos, que alertaban sobre el daño ecológico que iba a ocasionar esta actuación al ser necesario un dragado que iba a afectar a las rocas de la playa de La Caleta.

La decisión de Pizarro se ha visto ahora refrendada, de forma indirecta, por el estudio de impacto medioambiental que ha elaborado la Consejería de Medio Ambiente y que, en líneas generales, llega a aconsejar una actuación en el muelle del Socorro menos radical que la prevista inicialmente por el Consorcio del Doce.

El documento es elocuente al afirmar que la alternativa elegida en su momento por los técnicos "era la que suponía un mayor impacto ambiental".

En este sentido, constata la Consejería que en la selección de la alternativa final "se han considerado como criterios prioritarios la maniobrabilidad del barco y la integridad de la obra frente a la existencia de fuertes oleajes y/o vientos, sin tener en cuenta las afecciones sobre el patrimonio natural y las comunidades marinas", coincidiendo en este caso con lo que en su momento habían denunciado numerosos grupos ecologistas.

Frente a esta elección considerada como errónea, Medio Ambiente propone que se den prioridad a aquellas alternativas "en las que la superficie de ocupación sea la mínima y por tanto, también su afección a las comunidades marinas, considerando prioritario la supervivencia de estas especies y el mantenimiento de su hábitat".

De esta forma, en el caso de que se hubiera mantenido el plan de dragado para facilitar el acceso al renovado muelle, la Junta planteaba una alternativa donde se reducía de forma considerable el dragado a realizar e implicaba una menor afección "al fondo marino y a las comunidades marinas existentes asociadas a él. Estas alternativas se entienden también como las menos impactantes, desde el punto de vista de una posible modificación de la dinámica litoral de la zona".

A pesar de estas claras matizaciones al plan inicial del Consorcio, se reconoce en el estudio de impacto ambiental que en el área que iba a verse afectada por las obras no se habían localizado especies protegidas, salvo en las agrupaciones de piedras del paseo Fernando Quiñones, donde sí se encontró una especie incluida como "vulnerable" en el catálogo nacional y andaluz de especies amenazadas.

El documento elaborado por los técnicos de Medio Ambiente se centra también en los materiales que el Consorcio tendrían que utilizar en las obras inicialmente previstas, siempre limitados a medios que no afectasen el entorno, reclamando a la vez extremo control en el caso de utilizar hormigón.

Finalmente, el Consorcio se plantea un uso mucho más limitado de este muelle del inicialmente previsto, cuando se proyectaba incluso la posibilidad de amarre para barcos con capacidad para un centenar de pasajeros. Los cambios aún no están definidos pero sí tendrán que ser especialmente imaginativos para poder sortear las rocas que rodean el castillo de San Sebastián hasta llegar al muelle del Socorro.

El acceso, y salida, del castillo es el principal problema con el que se encuentra el proyecto de recuperación del castillo de San Sebastián, donde el Consorcio del Bicentenario del Doce va a celebrar buena parte de los actos lúdicos y de ocio a lo largo de los eventos del 2012, entre marzo y octubre de ese año. La recuperación del muelle del Socorro, con un coste millonario, pretendía convertirse en un complemento a la vía principal del equipamiento, el estrecho paseo de Fernando Quiñones, cuyo ensanche en determinados tramos también provocó la protesta de diversos grupos ciudadanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios