Cádiz

Junta y Obispado vuelven a unirse para dar otro impulso al Bicentenario

  • Una escuela taller se encargará de recuperar el mobiliario de la biblioteca del Seminario Diocesano · Se trabaja ya en el plan de rehabilitación del Hospitalito

Dos de las joyas de la cultura y la historia de Cádiz estarán preparadas para celebrar de la forma adecuada el Bicentenario de la Constitución de 1812 gracias a los acuerdos alcanzados entre la Junta de Andalucía, el Consorcio y el Obispado que ayer comenzaron a plasmarse y que se unirán al ya cerrado en su día y que está permitiendo la rehabilitación integral del Oratorio de San Felipe Neri y la conversión del edificio anexo en un centro de interpretación de la Constitución.

El acuerdo planteado ayer es doblemente importante pues, junto a la puesta en valor del patrimonio de la Iglesia en Cádiz permitirá formar laboralmente a jóvenes de la capital, especialmente de los barrios más deprimidos de la ciudad.

Esta apuesta se centra inicialmente en la recuperación de parte de los bienes mobiliarios de la biblioteca del Seminario Diocesano, una de las más importantes de España y que cuenta con un importante legado de 1812. Los jóvenes, veinticuatro con edades entre los 16 y los 25 años, aprenderán a lo largo de los dos próximos años carpintería, ebanistería y restauración. Aunque trabajarán en la restauración de las grandes puertas del Seminario, se centrarán sobre todo en la recuperación del mobiliario de la biblioteca, construirán réplicas de los pupitres, así como sillas para las distintas salas existentes. Todos se integran en la Escuela Taller 'San Bartolomé Cultural', coordinada por la asociación Cardijn, cuyo director, Gabriel Delgado, fue unánimemente elogiado por todos los asistentes por la labor que viene realizando en favor de la formación e integración laboral en los barrios más necesitados.

El proyecto, con una inversión superior a los 600.000 euros, es una apuesta de la Consejería de Empleo junto al Obispado y el apoyo del Consorcio del Bicentenario. Ayer, en la sede del Seminario estuvieron así presentes Antonio Fernández, consejero de Empleo, el obispo de la Diócesis, Antonio Ceballos; el presidente del Consorcio y consejero de Gobernación, Luis Pizarro, junto con los nuevos alumnos, profesores e incluso los seminaristas que reciben clases en el centro religioso.

Recuperado y ampliado el mobiliario, la idea es seguir actuando en este equipamiento para facilitar el acceso al mismo de investigadores interesados en consultar lo allí existente. La pretensión de la Iglesia, dependiendo de la disponibilidad presupuestaria, es habilitar salas de estudio e investigación, además de otros salones de mayor amplitud para la organización de encuentros y seminarios. En un primer momento se planteó incluso habilitar dependencias del edificio, que cuenta con 5.000 metros cuadrados de superficie útil, para el hospedaje de los propios investigadores.

Pero la actuación de esta Escuela Taller va a ser sólo el primer paso de una operación esencial no solo para la conmemoración en Cádiz del Bicentenario de la Constitución de 1812, sino para la apuesta de la capital por su conversión en una ciudad cultural.

Así, el acuerdo entre la Junta, tanto a través de sus distintas consejerías como a través del Consorcio (organismo en el que se integran otras administraciones, como el propio Ayuntamiento de Cádiz) y el Obispado implica otro de los grandes equipamientos de la Iglesia gaditana: el Hospital de Mujeres, inmenso edificio ubicado en pleno centro histórico donde se ubica la sede de la Diócesis.

Aquí el plan es aún más ambicioso ya que abarca todo el edificio. Por lo pronto, en la tercera planta ya está trabajando desde el pasado mes de diciembre otro programa de cualificación profesional, financiado igualmente por la Consejería de Trabajo, y en el que participan 35 desempleados de la ciudad. Su misión consiste en convertirse en "mantenedores polivalentes de edificios", un trabajo que se considera con futuro en una ciudad como la de capital donde el parque de viviendas no puede incrementarse pero que sí a necesitar un continuo mantenimiento.

Es, en este caso, el primer paso para una actuación más amplia en la que participarán el Consorcio y las consejerías de Empleo, Innovación y Cultura así como la Fundación Forja XXI. Luis Pizarro adelantó ayer que la firma del convenio entre todas las administraciones es inminente tras una larga negociación ya que el objetivo era el de haber iniciado los trabajos en el inmueble con más antelación para lograr que el complejo esté totalmente en marcha a lo largo de 2012.

En todo caso, este proyecto es uno de los 'legados' que el Bicentenario quiere dejar para la ciudad más allá del 2012 y conformará el núcleo central, junto al Oratorio y el Centro de Interpretación, del desarrollo cultural de la ciudad centrado en el debate sobre el constitucionalismo. En este sentido, la Junta aún tiene que definir su viejo proyecto sobre el 'Faro de las libertades', pendiente de localización de un edificio adecuado para ser sede de este equipamiento.

El 'complejo' del Hospital de Mujeres, junto con el mantenimiento y refuerzo de la actividad pastoral y de apoyo a entidades de atención a los ciudadanos, tendrá como estrella al archivo diocesano, que ocupará dos plantas y que ofrecerá documentos algunos con cinco siglos de antigüedad.

Se estudia digitalizar todos los tipos de documentos y habilitar, como en el Seminario, dependencias para su estudio con los más modernos sistemas de comunicación.

El Obispado también quiere contar con un espacio expositivo permanente de su patrimonio y exposiciones temporales, utilizando incluso el gran patio del edificio como lugar de celebración puntual de actos culturales.

En este sentido se pone como ejemplo la profunda y espectacular restauración que se ha llevado a cabo en la capilla del Carmen, financiada por el BBVA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios