Ignacio Paz | Comandante del 'Juan Sebastián de Elcano' "Ha sido una vivencia intensa, atractiva, y a la vez exigente"

  • El comandante del buque escuela de la Armada realiza un breve balance del XCI Crucero de Instrucción, su segundo al mando

El comandante Ignacio Paz, a la izquierda, en el puente de mando. El comandante Ignacio Paz, a la izquierda, en el puente de mando.

El comandante Ignacio Paz, a la izquierda, en el puente de mando. / Armada

Este domingo terminará su segundo crucero de instrucción como comandante del Juan Sebastián de Elcano. El capitán de navio, Ignacio Paz, hace un pequeño balance de los seis meses del XCI Crucero de Instrucción. "Hay días buenos, incluso muy buenos y otros malos y a veces peores", apunta Paz, que recordará la escala en el País Vasco como la más especial de sus dos años al mando.

-¿Qué balance haría de este último crucero?

-El XCI Crucero de Instrucción ha supuesto una vivencia intensa, enriquecedora, atractiva y, a la vez, exigente. Hemos visitado un total de 14 puertos en 8 países distintos, todos excepcionalmente atractivos, por su historia, su cultura y su oferta de ocio. Y en todos nos han recibido con respeto, cercanía y me atrevería a decir que con cariño. También cabe destacar los días de mar, y es que el 75% del tiempo total de un crucero de instrucción de 6 meses, 135 días, lo pasamos en la mar, lo que se traduce, en esta ocasión, en más de 19.000 millas náuticas navegadas. Y en todos esos días hay un poco de todo. Hay días buenos e incluso muy buenos, y otros malos y a veces peores, con mala mar, fuerte viento, intensas lluvias y momentos de visibilidad cerrada por niebla. Días que te recuerdan lo vulnerables, insignificantes en ocasiones, que somos en la mar y lo muy adverso, cuando no hostil, que puede ser el medio marino. Días exigentes y duros, de los que forjan carácter y refuerzan la convivencia y el compañerismo a bordo, que es como mejor se soportan las adversidades, todos juntos trabajando como equipo.

-¿Qué diferencia resaltaría respecto al anterior en los que también ha sido comandante?

-Cada crucero de instrucción es único, con sus vicisitudes, vivencias, oportunidades y particularidades. No obstante, a pesar de que ya se han cumplido los 91 años de servicio, continuado e ininterrumpido, a la Armada y a España, la esencia de la vida y el trabajo a bordo se mantiene inalterable. Y es que en este barco todo es manual y todo requiere el trabajo en equipo. Quizás, si tuviera que destacar alguna diferencia entre mis dos años de mando es precisamente la experiencia adquirida en el primero, por todo lo que eso supone en términos de confianza, lecciones aprendidas, retos superados, perspectiva en la toma de decisiones, que sin duda ayuda y mucho a afrontar el segundo año de mando.

-En estos meses, ¿cuáles han sido los momentos más difíciles?

-Los días más duros no son aquellos en los que nos alcanza un temporal o la lluvia nos cala los huesos, sino aquellos que durante nuestro despliegue, alejados de nuestras familias, tratando de servir lo mejor posible a España a través de la Armada, recibimos malas noticias de casa, especialmente cuando se trata de la pérdida de seres queridos. Esos días, que los hay, son los más tristes y los que más nos marcan. Cierto es que también son en los que más y mejor se muestra la amistad y el compañerismo, pues nos ofrecen la oportunidad de arropar a quien está sufriendo.

 -Por el contrario, ¿cuál ha sido la experiencia que más recordará?

-Como hitos especialmente destacables, me gustaría mencionar la visita a La Habana en el 500 aniversario de la fundación de la ciudad; el homenaje, conjunto con la Armada de Colombia en Cartagena de Indias, al Teniente General Blas de Lezo; la primera visita de este bergantín-goleta a un puerto polaco, en esta ocasión Szczecin, que obligó, en una navegación muy exigente, a remontar río Oder. Y, por supuesto, la visita a Guetaria y Guecho, con las celebraciones del V Centenario de fondo.

Creo que es esta escala, la de Guetaria y Guecho, la que más recordaré tras dos años al mando del Juan Sebastián de Elcano. Y es que fueron unas jornadas extraordinarias, en la que tuvimos la oportunidad de celebrar una ofrenda floral en la mar, por parte de las cuatro marinas -pesquera, deportiva, mercante y la Armada-; el homenaje a los caídos en la expedición Magallanes-Elcano  en la Iglesia de San Salvador de Guetaria; el atracar, por primera vez en los años de servicio de este buque-escuela, en el puerto de Guetaria, donde fuimos recibidos por cientos de personas que nos abrumaron con su admiración y afecto. Y donde recibimos miles de visitas a bordo en apenas dos días y medio. Y, por supuesto, el honor y el privilegio de poder participar, formando parte de la dotación de este embajador y navegante en todos estos actos conmemorativos del V Centenario de la Primera Vuelta al mundo. Y hacerlo en la localidad natal del marino español, vasco de Guetaria, que culminó esa gesta universal, genuinamente española.

-¿Cómo ha sido el trabajo y la convivencia con la dotación y los guardiamarinas?

-A bordo del buque somos 252 personas. Hombres y mujeres que conformamos el equipo del Elcano, todos importantes y necesarios, a la vez que ninguno imprescindible. Y es que el trabajo y la convivencia a lo largo de estos seis meses se ha desarrollado de manera absolutamente cohesionada y eficiente, permitiendo disfrutar de una experiencia única, desde el trabajo y el esfuerzo diario. Ha sido una navegación exigente para todos, con notable actividad protocolaria y de representación institucional en los puertos visitados, navegaciones por derrotas complicadas en la mar, maniobras y guardias duras, con condiciones meteorológicas adversas y, con todo, gran carga lectiva para los oficiales alumnos (los guardiamarinas).

Y es que una de nuestras principales misiones, es contribuir a la formación integral de los guardiamarinas, para que ésta sea militar, naval, técnica, socio-cultural, ético-humana y física. O, de forma resumida y como nos gusta decir, que sea y que lo sea fundamentalmente, una formación en valores, siempre sin descuidar los estudios para la obtención de un título de grado en Ingeniería Industrial en la Rama Mecánica, además de superar con éxito asignaturas de carácter náutico y militar como Liderazgo, Navegación Astronómica, Historia Naval, Meteorología,…

-Por último, ¿hay más novedades respecto a la próxima vuelta al mundo que realizará el Elcano?

Los próximos dos años, hasta septiembre de 2021, se afrontan dos cruceros de instrucción especiales. Serán los números XCII y XCIII, programados, respectivamente, entre noviembre 2019 y abril 2020 y entre agosto 2021 y agosto 2022. En ellos se pretende visitar los puertos que la expedición Magallanes-Elcano descubrió o visitó hace ahora 500 años. Así, este buque escuela recalará, entre otros puertos, en Río de Janeiro en diciembre de este año, en Punta Arenas (Estrecho de Magallanes) en noviembre de 2021 y en la isla de Guam en marzo de 2021. Y como bien dice efectuará, en el crucero de instrucción XCIII, su décimoprimera vuelta al mundo, que será, además, la de mayor duración de todas las realizadas hasta ahora, 12 meses en total. En definitiva, en los próximos 24 meses le esperan 18 meses de despliegue en los que seguro, con la ilusión, compromiso, vocación de servicio, esfuerzo y profesionalidad de su dotación, volverá a demostrar sus dotes marineras en la mar y de embajador en puerto. Y siempre enarbolando en sus drizas el gallardete del V Centenario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios