Cádiz

El IMD rescinde el contrato de la barandilla del Paseo Marítimo

  • Las obras para instalar la nueva cristalera tendrán que salir de nuevo a concurso tras paralizarse hace unos meses

La zona de aparatos de gimnasia de la playa de Santa María del Mar lleva ya varios meses sin el murete de protección. La zona de aparatos de gimnasia de la playa de Santa María del Mar lleva ya varios meses sin el murete de protección.

La zona de aparatos de gimnasia de la playa de Santa María del Mar lleva ya varios meses sin el murete de protección. / lourdes de vicente

Comentarios 11

Desde hace unos meses, dos tramos de las playas de Santa María del Mar y La Victoria deberían de contar con una nueva barandilla acristalada que eliminara los riesgos de caer desde el Paseo Marítimo a la arena, ya que la altura de la muralla es considerable y la acera es estrecha. Esta intervención la iba a llevar a cabo el Instituto Municipal de Deportes (IMD) del Ayuntamiento de Cádiz al situarse los dos espacios -en el entorno de la calle Granja San Ildefonso y entre las calles Condesa Villafuente Bermeja y Padre Guillermo José Chaminade- dentro del circuito urbano de carreras de la ciudad. Sin embargo, tras meses de parón, esta entidad municipal ha rescindido el contrato con la empresa adjudicataria.

El pasado miércoles, el Consejo Rector del IMD aprobó la resolución del acuerdo con la compañía Construcciones, Canales y Puertos (CCP), que venció en el concurso público con un presupuesto de 323.950 euros.

La intervención comprende 510 metros lineales de La Victoria y Santa María del Mar

Tal y como se informó en su momento, las obras se iniciaron a finales del mes de enero. Al contar con un plazo de ejecución de tres meses, la intervención debería de haberse finalizado a finales del mes de abril.

Varias circunstancias han concurrido para justificar el retraso en los trabajos y su posterior paralización definitiva. Por un lado, esta zona de la ciudad estuvo muy expuesta a los temporales de finales de invierno, que afectaron especialmente al litoral gaditano. Por el otro, y más importante, unos problemas técnicos mientras que se ejecutaban las obras obligaron a devolver el proyecto a la Oficina Técnica de Proyectos e Inversiones del Ayuntamiento. Estas vicisitudes aparecieron mientras que se estaba procediendo a la demolición del murete existente en la muralla de la playa de Santa María del Mar. Esta situación se ha eternizado en el tiempo, llegándose a la resolución del contrato.

Ahora, el IMD tendrá que volver a sacar a licitación la construcción de la barandilla acristalada en estos dos arenales de extramuros. La empresa que se haga con esta obra tendrá que reanudar los trabajos ya ejecutados.

Cabe recordar que la instalación de la nueva barandilla acristalada afecta a un espacio de 510 metros lineales. Así, se pasará de tener un murete de 52 centímetros de altura y 60 centímetros de profundidad a una cristalera similar a la de la plaza de la Estrella con una altura de 115 centímetros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios