Cádiz

Guillermo Domínguez, elegido nuevo deán del Cabildo Catedral

  • El actual vicario general de la diócesis, que sustituye a Enrique Arroyo, será los próximos cinco años el encargado de coordinar el trabajo de los capitulares

Comentarios 3

El obispo de la diócesis, Rafael Zornoza, ha confirmado la elección del Cabildo de la Catedral de nombrar como deán presidente del mismo a Guillermo Domínguez Leonsegui, vicario general diocesano desde 2005, para los próximos cinco años.

Guillermo Domínguez ( Cádiz, 1960), fue ordenado sacerdote el 27 de diciembre de 1985 y es canónigo doctoral (asesor jurídico), sustituyendo en el cargo a Enrique Arroyo Camacho, canónigo lectoral (teólogo), que ha estado al frente del mismo durante los últimos 15 años.

El nuevo deán, que estudió Derecho Canónigo en la Universidad Gregoriana de Roma, ha sido coadjutor de la parroquia de San José durante 7 años, director espiritual del Seminario de San Bartolomé y párroco de Santa Cruz otros 12.

La elección del nuevo deán se produjo el pasado martes durante una reunión de todos los miembros del Cabildo, lo que ahora ha confirmado el prelado diocesano.

Domínguez Leonsegui manifestó sobre su elección para el cargo de deán presidente, confirmada después por el prelado, que supone estar más pendiente del funcionamiento del mismo.

Al respecto apuntó que se trata de presidir un colegio de iguales, en el que las decisiones se toman por votación de todos sus miembros, si bien el deán tiene voto de calidad en caso de empate.

El actual Cabildo estrena también ecónomo, el actual párroco de Santa Cruz y la Merced, Balbino Reguera Díaz, que sustituye a José Vizo Méndez, fallecido el pasado Jueves Santo en la propia Catedral.

Recientemente se renovó la megafonía del primer templo diocesano, con una inversión de 38.000 euros, y se actúa en la torre de la Casa de la Contaduría, con una inversión de 25.000 euros, y se quieren arreglar también las campanas, lo que supone otros 8.000.

También se quieren restaurar diversas piezas del patrimonio artístico, entre pinturas e imágenes, en lo que trabaja una comisión formada por el deán, el ecónomo, el secretario, el archivero y el maestro de ceremonias.

La gran asignatura pendiente es que a través del Plan Nacional de Catedrales se puedan abordar en un futuro nuevas actuaciones en el citado templo, aquejado del llamado mal de la piedra, y poder intervenir en dependencias de la misma, como últimamente se hizo en la sacristía, aunque los tiempos no son precisamente los mejores para esos grandes proyectos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios