Ayuntamiento de Cádiz Emasa alquilará bicicletas en el primer trimestre de 2019

  • El nuevo presidente de la entidad ordena que se estudie el modelo adecuada para implantar el sistema público de alquiler de estos vehículos

Una ciclista por un tramo del carril bici. Una ciclista por un tramo del carril bici.

Una ciclista por un tramo del carril bici. / Julio González

Comentarios 18

Metamorfosis en la empresa municipal de aparcamientos. La llegada de Martín Vila a la presidencia de Emasa en estos últimos meses de mandato corporativo no será un mero cambio de sillón con su compañero de gobierno David Navarro. El portavoz de Ganar Cádiz y concejal de Movilidad ha llegado para liderar la transformación de Emasa, para la que se busca ampliar su horizonte y poner en marcha medidas y prácticas que se acerquen más a la ciudadanía y no se limiten a la mera recaudación económica por estacionar en la ciudad.

En este camino que se inicia, el principal proyecto de la sociedad municipal es dotar a la ciudad de un sistema de alquiler de bicicletas que redondee ese atrevido y polémico proyecto de implantar el carril bici a lo largo y ancho de toda la geografía gaditana. No era difícil pensar en que el Ayuntamiento buscaría alguna opción encaminada a esta actividad cada vez más extendida en otras ciudad, e incluso el PSOE así lo propuso en el pleno del pasado mes de octubre.

Martín Vila ha dado ya orden –en la celebración hace unos días del consejo de administración de Emasa en el que fue elegido presidente– a los técnicos de esta sociedad para que se realice el estudio adecuado de cara a la implantación de este sistema público de alquiler de bicicletas, convencidos en el Ayuntamiento de que después de dotar a la ciudad de esos 21 kilómetros de trazado reservado a los ciclistas, facilitar el vehículo a la ciudadanía potenciará su uso.

Martín Vila revela que ya hay sobre la mesa diversas propuestas para articular la gestión de este sistema. La más cercana es la de la ciudad de Sevilla, que hace años implantó este servicio público por parte del Ayuntamiento extendiendo una amplia red de bicicletas y de aparcamientos por toda la ciudad. Vila señala también el modelo de Granada de concesionar este servicio de alquiler de bicicletas; un modelo que ha resultado un fracaso después de que las empresas que llevaban a cabo esta actividad hayan finalizado la prestación del servicio. “También hay un modelo híbrido como el de Palmas de Gran Canaria, una ciudad que por su configuración y características puede ser muy buen modelo para nosotros”, explica el concejal.

Los técnicos de Emasa serán los que analicen el modelo de implantación y gestión de este nuevo servicio en el que se embarcará la sociedad municipal, algo que es posible –conviene recordar– gracias al cambio de objeto social aprobado recientemente, que abría la posibilidad de nuevos negocios que no fueran la gestión directa de aparcamientos.

Vila ha anunciado que el objetivo que se han marcado es que en los dos primeros meses de 2019 se tenga realizado el estudio pertinente, “y a partir de ahí ir implantando este nuevo servicio”. Es decir, que en el primer trimestre del próximo año habrá bicicletas a disposición de los usuarios. Para ello, siguiendo lo que ha ocurrido en otras ciudades, se habilitarán unas altas de usuarios y unas normas para poder utilizar la bicicleta de un punto de la ciudad a otro.

Se están analizando el modelo puesto en marcha en varias ciudades de España, como Sevilla, Granada o Palmas de Gran Canaria

Además de los beneficios que el equipo de gobierno espera conseguir de este fomento del uso de la bicicleta facilitando a los ciudadanos la materia prima y el escenario, Vila pone en valor que esta medida supondrá también un aumento en el empleo de Emasa, ya que lógicamente deberá contarse con personal dedicado a la gestión de este alquiler de bicicletas.

“Al final de nuestro mandato habrá un gran contraste entre la foto de Emasa cuando llegamos en 2015 a la de ahora”, destaca Martín Vila, que indica que cuando Podemos y Ganar Cádiz llegaron a San Juan de Dios “nos encontramos con una empresa sobre la que volaba una amenaza de ERE por el empeño del PP de hacer el subterráneo en la Plaza de Sevilla, algo que no me estoy inventando sino que reflejaba claramente el informe que se presentó cuando se encomendó a Emasa ese aparcamiento”.

“Ahora tendremos una sociedad adaptada al siglo XXI y al nuevo modelo de Movilidad de la ciudad, con unos trabajadores con plenas garantías de continuidad e incluso con perspectivas de futuro gracias a la apertura a nuevos mercados como este del alquiler de bicicletas. La diferencia es abismal”, destaca el nuevo presidente de Emasa, que ha llegado al cargo para ocuparlo apenas seis meses –a la espera de lo que ocurra en las elecciones de mayo– pero liderando en ese tiempo una importante transformación de la empresa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios