Ayuntamiento de Cádiz Abre el plazo de consulta de la nueva ordenanza del aparcamiento regulado

  • Su entrada en vigor supondrá cambios en las zonas azul y naranja y la creación de una zona verde exclusiva de residentes

Uno de los parquímetros de la zona naranja de la Plaza de las Tres Carabelas. Uno de los parquímetros de la zona naranja de la Plaza de las Tres Carabelas.

Uno de los parquímetros de la zona naranja de la Plaza de las Tres Carabelas. / jesús marín

Comentarios 7

El Ayuntamiento va a publicar una nueva ordenanza para establecer las normas que rijan el aparcamiento regulado en superficie. En realidad, se trata de la primera ordenanza que se centrará en esta cuestión del aparcamiento, hasta ahora vagamente reflejado –según explica el presidente de Emasa, Martín Vila– en la ordenanza de circulación y en la ordenanza fiscal.

Esta nueva ordenanza, para la que se ha abierto el período de consulta pública antes de someterla a la aprobación definitiva que permitirá su entrada en vigor, destaca por presentar cambios importantes respecto a las modalidades de aparcamiento regulados actualmente existentes en la ciudad.

En primer lugar, una importante novedad respecto a la zona azul y la zona naranja será que los vehículos autorizados para la carga y descarga también podrán estacionar en esas zonas, teniendo para ello unas tarifas especiales (que incluye incluso la gratuita durante un primer tramo horario).

Este cambio tendrá un efecto directo sobre las actuales zonas de aparcamiento de la ciudad reservados a esta práctica, ya que permitirá al Ayuntamiento eliminar algunos de estos puntos para ganar espacio para otros fines, al mismo tiempo que se entiende un beneficio para los repartidores y usuarios de estas zonas reservadas, que amplían el campo de estacionamiento con el uso de la zona azul o la naranja.

En relación a la zona naranja, se va a incluir otra importante novedad: los trabajadores podrán ser usuarios de esos estacionamientos hasta ahora reservados para residentes. Para ellos habrá precios especiales que rondarán los 100 euros mensuales, pero que si tres o más trabajadores acreditan que usan un mismo vehículo para todo el grupo, se les considerará como residentes, abonando una tarifa de 110 euros al año (lo que es otra importante novedad, ya que hasta ahora el residente abona un euro diario además del coste de la credencial). De este modo, se fomenta el uso compartido de vehículos, con lo que conlleva de reducción del tráfico en la ciudad y, de paso, con la emisión de gases contaminantes.

La última novedad importante es la creación de la zona verde, que a diferencia de la naranja estará reservada únicamente para los residentes. Estas se habilitarán en los estacionamientos libres del interior del casco histórico o en las calles perpendiculares del Paseo Marítimo, para dar así “respuesta a todos los tráficos de la ciudad”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios