Cádiz

Diraya permite una información más eficaz sobre los pacientes

  • Las enfermeras gestoras de casos del Hospital Puerta del Mar utilizan esta herramienta desde junio de 2014

Las enfermeras gestoras de casos del Hospital Universitario Puerta del Mar han cumplido seis meses, desde junio de 2014, empleando Diraya, que ha incorporado un informe específico para su labor, lo cual se ha revelado como un potente instrumento para obtener información sobre la actividad que realizan y el tipo de pacientes al que atienden. Esta herramienta de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales incorpora la Historia Digital de Salud, que integra toda la información de cada usuario para que esté a su disposición, así como para todos los profesionales implicados en su proceso de atención.

Este informe se constituye como una forma eficaz de comunicación, tanto con los profesionales del mismo centro como con los de otros niveles asistenciales. Así, la explotación de estos datos que se ha realizado en el hospital gaditano desde el pasado junio ha servido de modelo para la propuesta que se ha hecho al resto de centros hospitalarios a fin de homogenizar la información y poder comparar indicadores entre todos los de Andalucía.

Los datos del análisis de estos seis primeros meses reflejan que las enfermeras gestoras de casos del Puerta del Mar atienden fundamentalmente a pacientes con procesos crónicos complejos que generan gran dependencia, con descompensaciones frecuentes, hospitalizaciones reiteradas, y que requieren para su tratamiento y cuidados de tecnología avanzada en el domicilio. La mayoría son de edad avanzada, siendo esta mayor en las mujeres (entre 81 y 90 años es el grupo de edad de mayor prevalencia) que en los hombres (entre 61 y 70 años).

En cuanto a la patología, mayoritariamente se trata de pacientes pluripatológicos, aquellos en los que conviven dos o más patologías a la vez, fundamentalmente diabetes, insuficiencia cardiaca, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, etcétera. Estas profesionales también atienden a pacientes con accidentes cerebrovasculares, sobre todo a aquellos que sufren un daño cerebral importante, a los que precisan cuidados paliativos, a los ancianos con fractura de cadera y con deterioro funcional, a aquellos que presentan enfermedades de baja prevalencia pero que requieren de circuitos diferenciados para su atención como la ELA y a las personas cuidadoras de todos estos pacientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios