Operación antidroga en Cádiz

El Vallina, de atracador de bancos a narco con casi 70 años

  • La Unidad de Pequeño Tráfico de la Udyco de la Policía Nacional de Cádiz lo ha detenido en el Cerro del Moro

Luis María Vallina ha vuelto a ser detenido por un presunto delito de narcotráfico. Luis María Vallina ha vuelto a ser detenido por un presunto delito de narcotráfico.

Luis María Vallina ha vuelto a ser detenido por un presunto delito de narcotráfico.

Comentarios 1

Luis María Vallina acaba de cumplir 69 años pero sigue viviendo al filo de la navaja, en la frontera, sintiendo el aliento de la Policía en el cogote, como ha hecho prácticamente toda su vida. Como la edad no perdona, se ha reconvertido, dejando el oficio que más le apasiona, el de atracador de bancos a punta de pistola, para adentrarse en el turbulento mundo del narcotráfico en el Cerro del Moro.

El último atraco del Vallina se produjo en la oficina de Unicaja de la Glorieta Zona Franca. Los hechos tuvieron lugar el 14 de enero de 2014, a última hora de la mañana. Allí accedió a la oficina con un arma de fuego, vestido con prendas negras y con la cara cubierta con un cuello polar tipo militar. Las investigaciones realizadas para el esclarecimiento de los hechos, después de visionar las imágenes de las cámaras de seguridad, dieron como resultado la identificación del presunto autor, muy conocido por los agentes. En esta acción, después de amenazar a empleados y clientes, se apoderó de 6.040 euros en efectivo antes de darse a la fuga.

Después de haber practicado las gestiones necesarias para su localización, los funcionarios policiales ubicaron al presunto autor en León, donde fue detenido cuando se disponía a abandonar el hotel en el que se había hospedado. En el momento de su detención, opuso una fuerte resistencia, por lo que tuvo que ser reducido por los policías, pudiendo recuperar 2.100 euros. 

Con esta nueva intervención policial se da respuesta a las numerosas demandas ciudadanas de represión del tráfico de drogas en la barriada del Cerro del Moro

Tras ingresar en prisión y cumplir una condena de varios años, El Vallina salió y regresó a su barrio para ahora olvidarse de los atracos de películas y dedicarse al menudeo.

La investigación se inició a raíz de los continuos dispositivos de vigilancia que la Policía Nacional a través del Grupo de Pequeño Tráfico de la Udyco I-Estupefacientes realizan diariamente en la barriada del Cerro del Moro. En una de las vigilancias realizadas, los investigadores que se encontraban en la calle Grazalema, observaron la presencia de dos conocidos toxicómanos, que se encontraban en una clara actitud de espera posiblemente con el fin de buscar sus dosis diaria de sustancias estupefacientes.

Por todo ello se estableció una discreta vigilancia sobre dichos individuos y a los pocos minutos hizo acto de presencia, procedente de la avenida Lacave, un individuo del que se conocía que pudiera estar dedicándose a la distribución de rebujito, una adictiva mezcla de heroína y cocaína.

El sospechoso al detectar la presencia policial en la zona giró de forma brusca sobre sus pasos, cambiando el sentido de la marcha, y en el momento en que se iba a proceder a su interceptación, arrojó al suelo una bolsa de plástico, que tras ser recogido por uno de los policías se pudo confirmar que contenía nueve papelinas de rebujito.

Seguidamente se procedió a la plena identificación de dicho individuo, comprobándose en un primer cacheo que portaba entre sus ropas 154 euros, tanto en billetes como en moneda fraccionaria, por lo que ante la presencia del número de envoltorios intervenidos, la forma de distribución de los mismos y la cantidad de dinero que dicho individuo portaba, prácticamente la totalidad de los billetes arrugados, indicio típico en el menudeo de sustancias estupefacientes, es por lo que se procedió a la inmediata detención de dicho individuo como presunto autor de un delito contra la salud pública.

A continuación fue trasladado a dependencias policiales, donde tras un cacheo más exhaustivo se le intervinieron otros 23 envoltorios de la misma sustancia estupefaciente, además de pequeñas cantidades de hachís, marihuana y también de metadona, que ocultaba en distintas partes de su vestimenta.

Una vez finalizado el atestado policial, el detenido fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia de Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios