Cádiz

La DGT realizó casi 8.000 controles el primer fin de semana de Carnaval

  • La campaña contra el consumo de alcohol y drogas activada por el Carnaval deja 142 conductores sancionados

  • De viernes 16 a domingo 18, se volverá a incrementar la vigilancia

Varios efectivos de la Guardia Civil realizan controles a las afueras de la ciudad, en la autovía Cádiz-San Fernando. Varios efectivos de la Guardia Civil realizan controles a las afueras de la ciudad, en la autovía Cádiz-San Fernando.

Varios efectivos de la Guardia Civil realizan controles a las afueras de la ciudad, en la autovía Cádiz-San Fernando. / dgt

La Dirección General de Tráfico multó el pasado fin de semana de Carnaval a 142 personas por el consumo de alcohol o drogas. La campaña especial activada con motivo de las fiestas gaditanas está destinada a vigilar que en las carreteras no haya presencia de conductores ebrios que vienen de regreso de disfrutar de los carnavales.

Por esta razón, el pasado fin de semana, se instalaron en los accesos y salidas de Cádiz agentes de la Guardia Civil de Tráfico. Concretamente, los efectivos se ubicaron en las tres salidas posibles por carretera: Puente Carranza, segundo puente y autovía Cádiz-San Fernando. En estos tres puntos (CA-33, CA-35 y CA-36), los agentes destinados a esta función tuvieron como fin evitar que conductores bajo los efectos de las drogas y el alcohol se incorporaran a la circulación.

En el primer fin de semana, se realizaron más de 7.700 controles. Exactamente, 7.717 pruebas preventivas a los diferentes conductores que se acercaron a Cádiz para divertirse en estas fiestas. Una cifra bastante abultada que contrasta con los pocos sancionados. Pues, entre tantas pruebas, sólo 142 personas fueron multadas por ir al volante bajo los efectos del alcohol. Según se informa desde la Jefatura Provincial de Tráfico, los agentes de la Guardia Civil detectaron a 71 personas que conducían alcoholizadas y a otras 71 que lo hacían con la presencia de drogas en su organismo. Lo que supone que un 1,8% del total de los que se sometieron a los controles dieron positivo.

Tras el éxito del operativo puesto en marcha en el fin de semana del 9 al 12 de febrero, la DGT repetirá el mismo plan desde mañana y hasta el domingo. Asimismo, los controles volverán a situarse en los mismos tres puntos estratégicos.

Con motivo de las fiestas carnavaleras, Tráfico incrementa sus efectivos en los alrededores de la ciudad y avisa de que "todos los conductores debemos concienciarnos de que el alcohol y otras drogas son incompatibles con la conducción". Los datos a los que recurre Tráfico, a modo de concienciación, proceden del Observatorio Europeo para la Seguridad Vial (ERSO) y en ellos se destaca que el 25% de muertes en la carretera son por culpa del alcohol. Esto se debe a que conforme crece la concentración de alcohol en sangre del conductor, la probabilidad de incidentes aumenta paulatinamente. Además, sin olvidar que este hecho aumenta las opciones de que el accidente sea más grave. Desde Tráfico enfatizan que "el alcohol no sólo está relacionado con una mayor accidentalidad, sino que también repercute en una mayor mortalidad, al ser un factor relacionado con un peor pronóstico en las lesiones sufridas".

Hay más datos que se destinan a disuadir a aquellos que aún intentan coger el coche en estado ebrio: un 43,10% de los conductores fallecidos dieron positivo por alcohol y/o drogas en sangre. Aunque esta cifra viene de 2015, a través de una memoria del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, el índice de mortalidad en este sentido permanece intacto. No es casualidad que la DGT haga tanto hincapié en poner el cerco sobre conductores menos estrictos. De hecho, otro estudio realizado por la DGT en 2015 concluyó que 12 de cada 100 conductores cogieron el coche tras beber una copa demás.

Los dispositivos que lleva a cabo la DGT para evitar que los efectos del alcohol y las drogas causen daños implican mayores esfuerzos de medios. Esto quiere decir un incremento de furgonetas, más detectores móviles de alcohol y otros tantos materiales. Entre los objetivos de las campañas divulgativas de Tráfico en fechas cercanas a fiestas como los carnavales está el de informar cómo afectan las diferentes sustancias en el cuerpo.

En el grupo de las sustancias depresoras se encuentran el alcohol, los opiáceos y los psicofármacos tales como los ansiolíticos, tranquilizantes e hipnóticos. Las consecuencias de su consumo sin moderación origina una disminución de la capacidad de reacción y concentración y de los reflejos. Precisamente, sin todo esto, una correcta conducción se complica notablemente. Otro grupo de drogas es el compuesto por la cocaína, la nicotina y las anfetaminas, las cuales acarrean descoordinación, falsa sensación de seguridad, menos reflejos y que el conductor pierda la capacidad de ver y escuchar adecuadamente. Por último, las drogas alucinógenas (LSD, derivados del cannabis, drogas de síntesis y hongos) modifican la percepción de la realidad y crean alucinaciones y visiones imaginarias, con el consiguiente peligro que supone para todos los presentes en la carretera.

Por esta razón, la DGT quiere minimizar en todo lo que pueda la presencia de alcohol y drogas en estos días, garantizando así menos accidentes y muertes en las carreteras. A partir de mañana y hasta el domingo, volverán los férreos controles de alcoholemia a Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios