Coronavirus | Cádiz Los socorristas de la playa denuncian que no se les formó en primeros auxilios frente al covid

  • "Esta grave situación pone en riesgo tanto a los trabajadores del servicio como a los usuarios y bañistas de las playas”, dicen desde el comité de empresa

Dos socorristas con mascarillas, por una playa de la ciudad. Dos socorristas con mascarillas, por una playa de la ciudad.

Dos socorristas con mascarillas, por una playa de la ciudad. / Lourdes de Vicente

El comité de empresa del colectivo de salvamento y socorrismo ha denunciado a través de un comunicado, “el cúmulo de irregularidades y negligencias en la gestión del servicio por parte de la empresa pública Cádiz 2000”.

Entre las cuestiones que denuncia el comité de empresa, destaca la “ausencia de formación técnica, operativa y de prevención a los trabajadores del servicio, por parte de la empresa Cádiz 2000 en cuanto a la atención de incidencias y primeros auxilios en el contexto del covid-19”.

La representación de los trabajadores muestra su preocupación al “solo disponer de una serie de medidas genéricas de ámbito organizativo, por parte de la empresa sin firma ni sello y muestran sus inquietudes ante la necesidad de formación específica en materia de RCP básica (Reanimación cardiopulmonar), primeros auxilios y las medidas de protección necesarias frente a un posible contagio de covid-19 durante una intervención”.

El comité de empresa asegura que “esta grave situación pone en riesgo tanto a los trabajadores del servicio como a los usuarios y bañistas de las playas”. En el escrito se recuerda que “hace apenas dos años de la municipalización del servicio y en poco o nada han cambiado las condiciones precarias de los trabajadores y los despropósitos organizativos del servicio”.

La Representación de los Trabajadores recuerda que "hace apenas dos años de la municipalización del servicio y en poco o nada han cambiado las condiciones precarias de los trabajadores y los despropósitos organizativos del servicio".

Añaden que "la aparición en el panorama internacional del covid-19, tan solo ha expuesto, aún más si cabe, la grave situación en la que se encontraban los trabajadores del citado servicio. Un colectivo que se encuentra supeditado a un convenio estatal (instalaciones deportivas y gimnasios) que en nada se relaciona con su actividad, los riesgos que conllevan y con unas condiciones laborales y salariales precarias; y por otro lado, engrilletado a una memoria económica bajo la cual se auspició el insatisfactorio proceso de municipalización, que secuestra  la capacidad de negociación de los trabajadores para realizar acuerdos y mejoras salariales que dignifiquen modestamente sus condiciones, bajo el pretexto de ajustarse a la ley general de presupuestos.

"Resulta cuanto menos contradictorio, que los máximos responsables políticos del consistorio llevarán a cabo todo este costoso proceso de municipalización, abanderando una 'dignificación más que necesaria´ de los trabajadores, para que una vez llevada a cabo a la municipalización y la foto de rigor, se acabe dejando en peores condiciones de negociación que con la empresa privada".

El comité denuncia "serios problemas a la hora de dotar a los botiquines de enfermeros siendo los coordinadores sanitarios, cumpliendo las ordenes dela empresa, quienes realizan una “duplicidad de roles” siendo a la vez coordinadores y enfermeros, mermando la operatividad y calidad del servicio, ya que estos trabajadores deberían estar coordinando las posibles incidencias/emergencias, en vez de atender a usuarios. Actualmente existe la necesidad de hasta 4 enfermeros y pendientes de que no haya mas fuga de trabajadores hacia otros servicios mejor remunerados".

"La organización está siendo caótica -añaden- con dimisiones de la Gerencia de la empresa por segundo año consecutivo y en pleno mes de Julio. Se entregan cuadrantes de trabajo con apenas 1 o 2 días de antelación y con cambios de cadencia, provocando que muchas personas no puedan organizar su vida familiar y laboral. A la precariedad del servicio mencionada anteriormente hay que sumar este factor que dificulta la complementación con otros trabajos para alcanzar unos ingresos mensuales que no sean precarios".

También critican la "falta de medios para guarecerse, comer y hacer necesidades personales como sufre la dotación de Santa María, que debe hacer cola en el servicio del chiringuito para para poder realizar sus necesidades fisiológicas, pues no tienen un módulo habilitado para poder comer y guarecerse ante inclemencias climatológicas. Por no mencionar las condiciones higiénico-sanitarias deficientes de muchas lugares donde los trabajadores han tenido que realizar sus labores, como es el lugar donde se guardan las embarcaciones o el pañol del módulo de Delfines".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios