Cádiz

Buscan sin éxito a los inmigrantes que naufragaron en el Estrecho

  • El dispositivo de salvamento se extiende, por mar y aire, desde la costa de Tánger a la de Ceuta · Los supervivientes confirman que viajaban ocho bebés y hablan de entre 20 y 35 adultos desaparecidos

El último drama de la inmigración clandestina acontecido en aguas del Estrecho de Gibraltar crece a medida que pasan las horas, en las continúan sin éxito las labores de búsqueda de los desaparecidos del naufragio y en las que se van conociendo más detalles de la tragedia a través de los testimonios de los supervivientes. Efectivos de Salvamento Marítimo, la Guardia Civil y el Ejército marroquí rastrearon ayer por mar y aire la franja comprendida entre la costa de Tánger y Ceuta, sin que se pudiera localizar ninguna señal de los ocupantes de la patera que en la madrugada del pasado jueves cayeron al mar.

Mientras, los 22 compañeros que fueron rescatados retrataron el peor de los escenarios, al confirmar que en la embarcación viajaban ocho bebés y al ampliar hasta entre 20 y 35 el número de inmigrantes subsaharianos que desaparecieron al volcar la patera, frente a los 18 que se barajó en un primer momento. Unos datos que, de cumplirse los peores augurios, confirmarían de que se trata de la mayor tragedia vivida frente a las costas de la comarca y que incluso podría superar la treintena de víctimas del naufragio de Rota.

Sin embargo, las cifras siguen siendo confusas. El portavoz del Grupo Antirracista de Acompañamiento y Defensa de los Inmigrantes en Marruecos (GADEM), Mamadou Ba, señaló ayer que, por el momento, se conoce que salieron con toda probabilidad del Cabo Malagata de Tánger y que eran 44 clandestinos. La mayoría estaban instalados en Tánger, aunque también había subsaharianos procedentes de otras ciudades de Marruecos como Oujda o Rabat.

En la zodiac viajaban al menos 13 mujeres, de las que 11 han sobrevivido, y ocho bebés, todos desaparecidos. Ba trabaja ahora en la identificación de las personas que partieron hacia España. Según fuentes de activistas que trabajan con los subsaharianos en el norte de Marruecos, los sin papeles que embarcaron procedían de Mali, Ghana, Senegal y Nigeria, nacionalidad de la mayoría de integrantes de la expedición. "En estos casos, las mujeres están obligadas a embarcar", manifestó Mamadou Ba.

"No son ellas las que deciden partir, les viene impuesto por la comunidad nigeriana, por su patrón", dijo Ba, que añadió que una vez en España son introducidas en redes de prostitución y "algunas son trasladadas a otros países de Europa, como Italia o Inglaterra".

Mientras, el rastreo continuó a lo largo de la jornada de ayer en el Estrecho. Salvamento Marítimo mantuvo en aguas de Marruecos el dispositivo de búsqueda donde zozobró la patera, a unas cuatro millas náuticas al norte de Tánger y a diez millas de las costas de Tarifa, si bien el área de rastreo se desplazó considerablemente hacia el este, frente a las costas de Ceuta. Hasta allí se desplazó el remolcador Luz de Mar, que estuvo a una distancia de otras 10 millas náuticas al Levante ceutí, mientras un helicóptero de la Guardia Civil sobrevoló la zona litoral.

A partir de las cinco de la tarde el helicóptero Helimer 209 de búsqueda marítima relevó a la aeronave de la Benemérita, continuando los rastreos a una distancia que podría llegar hasta las 50 millas al Este de la zona original de búsqueda, siempre en dirección hacia la isla de Alborán.

El planeamiento de búsqueda para hoy prevé que a estos medios se una un avión de patrulla marítima, el Sasemar 101 proveniente de Valencia, que se sumará a las tareas de rastreo.

Igualmente, el Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo en Tarifa continuó radiando mensajes de aviso a todos los buques que circulaban o se dirigían a los accesos orientales del Estrecho de Gibraltar, a fin de que informaran de cualquier hallazgo susceptible de estar relacionado con este naufragio.

Las tareas de rastreo abarcaban dicha área del Estrecho de Gibraltar junto a las costas marroquíes, debido a que las corrientes marinas circulaban hacia el Mediterráneo impulsadas por vientos de Poniente de intensidad creciente.

Las labores de rescate se iniciaron en la citada madrugada del jueves, tras recibirse en la central de emergencias del 112 en Sevilla una llamada procedente de un teléfono móvil. El comunicante manifestaba su inquietud por unos amigos que habían zarpado en una embarcación desde la costa de Tánger con intención de ganar las costas españolas.

Tras recibirse el aviso Salvamento Marítimo movilizó a las embarcaciones Salvamar Alkaid y Salvamar Dhube, que rastrearon las aguas españolas frente a Tarifa (el punto más cercano al litoral marroquí) sin resultados. Posteriormente se incorporarían a las tareas el helicóptero Helimer 209 y una patrullera de la Guardia Civil. Sobre las nueve y media de la mañana, el citado helicóptero localizó una lancha neumática zozobrada, con la quilla al sol y que se encontraba a la deriva al exterior de la línea teórica que delimita la distancia entre cabos de la bahía de Tánger, dentro de las aguas jurisdiccionales marroquíes.

La embarcación Salvamar Alkaid rescató inicialmente a 22 personas (11 hombres y 11 mujeres mayores de edad, una de ellas embarazada), que fueron conducidas hasta Tarifa para recibir atención médica.

Durante toda la jornada del jueves se batió sin resultados la orilla meridional del Estrecho de Gibraltar, razón por la que la búsqueda se trasladó ayer más hacia el Este de la costa norteafricana.

De los testimonios inicialmente brindados por las personas rescatadas se creía que en la embarcación, de unos siete metros de eslora, viajaban unas 40 personas. Sin embargo y a medida que mayor número de los naufragados iban prestando declaración, en las últimas horas, sus afirmaciones elevaban esta cifra, pues señalaban que habrían desaparecido ocho niños de corta edad y entre 20 y 35 adultos más, 15 de ellos mujeres. Unos testimonios rotos por el dolor, ya que la mayoría de los supervivientes habían perdido a seres queridos en esta tragedia.

22

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios