Cádiz

Beach Club Potito se olvida de 'Emma' y reabre hoy al público

  • Este grupo hostelero vuelve a contar con uno de sus chiringuitos tras los enormes daños que sufrió hace un mes y medio

El propietario del Grupo Potito, Miguel Ángel Sánchez, posa en el Beach Club Potito mientras que los trabajadores dan los últimos retoques. El propietario del Grupo Potito, Miguel Ángel Sánchez, posa en el Beach Club Potito mientras que los trabajadores dan los últimos retoques.

El propietario del Grupo Potito, Miguel Ángel Sánchez, posa en el Beach Club Potito mientras que los trabajadores dan los últimos retoques. / julio gonzález

Comentarios 3

La imagen del mar entrando en los chiringuitos Beach Club Potito y Potito fue el fiel reflejo de la virulencia con la que la borrasca Emma, junto a unas mareas con unos coeficientes mucho más altos de lo normal, descargó toda su furia en la ciudad. A pie de arena, los efectos fueron devastadores, especialmente, para estos dos establecimientos, aunque el resto de negocios playeros también sufrieron cuantiosos daños.

En el mundo hostelero nada se puede parar para que la maquinaria se mantenga en funcionamiento, con la importancia que tiene esto tanto para los empresarios como para los trabajadores. Por ello, un mes y medio después de que Emma se marchara, el Beach Club Potito reabre hoy al público tras una profunda reforma que lo ha devuelto a su estado original y que, incluso, ha permitido mejorar estas instalaciones. No será la única reapertura de este grupo hostelero, ya que la próxima semana también volverá a estar disponible el Potito, su chiringuito principal. Habrá que esperar hasta el próximo 4 de mayo para volver a disfrutar del Tuna Beach, que en estos momentos se encuentra en el taller para poner a punto sus instalaciones.

La apertura de Potito será la semana que viene tras la renovación de sus instalaciones

Ayer, los trabajadores del Beach Club Potito se afanaban en dar los últimos retoques al montaje de las instalaciones para que presenten su mejor estado posible para recibir a los primeros clientes. "Han sido 45 días que uno no se los desea a nadie", expresaba ayer Miguel Ángel Sánchez, propietario del Grupo Potito, sobre lo que ha vivido desde que el mar arrasó con lo que se encontraba a su paso. Por ello, y tras el duro trabajo realizado, sólo espera que "el tiempo nos acompañe" para que todo vuelva a la normalidad.

La inversión para recuperar los tres establecimientos de esta empresa ha sido importante, ya que los daños se cifraron en medio millón de euros. Una cantidad que, tal y como explicó el hostelero, ha conseguido al "hipotecar la casa y pedir un préstamo al banco hasta que se solucione todo", a la espera de la respuesta del consorcio de seguros y las aseguradoras.

Sánchez afirma que el proceso que ha llevado hasta la reapertura de hoy del primero de los chiringuitos "ha sido muy costoso tanto para la empresa como para los trabajadores porque nos hemos visto sin ningún ingreso", a lo que une que las instalaciones del Beach Club Potito sólo llevaban 15 días abiertas cuando Emma entró en Cádiz, con el consiguiente perjuicio económico que esto supone por la inversión que se ha perdido. Pero este establecimiento ya está prácticamente como nuevo. Entre las novedades, explica Sánchez que "en la estructura, tanto las vigas como las pailas de madera se han arriostrado, lo que hace que el chiringuito sea un conjunto entero". De esta forma, gana en estabilidad y firmeza al unirse el suelo vinílico. Además, otra de las mejoras se sitúa en los dos accesos, que cuentan con rampas para facilitar la entrada a minusválidos. Además, se ha tenido que renovar toda la maquinaria para prestar la mejor atención posible a los clientes. Asimismo, vuelve a lucir la decoración, contando con pinturas en el techo de Mar Gabarre. Por último, el acristalamiento que se va a instalar va a permitir la celebración de actuaciones sin amplificadores, algo que también se va a poder hacer en el Potito.

Aunque el chiringuito se encuentra en altura al haberse pilotado con la estructura, Sánchez reconoce que "no estamos satisfechos de la altura que tiene porque el PGOU la limita a tres metros y medio, por lo que si llega un temporal de las mismas características que el anterior volveríamos a sufrir daños, pero muchísimo menores a los que sufrimos".

En cuanto a la oferta gastronómica, la principal apuesta será la nueva carta de tapas en mesa, que tendrá un toque diferenciado con cocina de diseño, ya que en el Potito prevalece el pescado fresco y el Tuna Beach se centra en el atún, aunque también va a tener una importante presencia el pescaíto frito.

En el chiringuito Potito, los trabajos están un poco más retrasados debido a que no contaba con la estructura de pilotaje que ya disponía el Beach Club Potito, por lo que los daños fueron aún mayores. Ayer, los trabajos estaban centrados en terminar de colocar el suelo para, posteriormente, poder proceder a la instalación de las vigas y los toldos. Sobre este chiringuito, comenta Sánchez que "se le ha dado más prioridad a la cocina, se ha hecho un cuarto de lavado y va a tener más metros de terraza sin cubrir". Todo esto, según el hostelero, se ha realizado "siendo escrupulosos con las normativas de Medio Ambiente y Urbanismo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios