Cádiz

El Ayuntamiento niega favoritismo en la adjudicación de licencias para el baratillo

  • Los permisos se revisarán en septiembre para renovarlos o concederlos a otras personas

El pasado 29 de julio, el grupo municipal de Izquierda Unida presentó en el pleno del Ayuntamiento una propuesta por la que instaba al consistorio a llevar a cabo una revisión de licencias del baratillo dominical con el objetivo de identificar aquellos permisos que ya no estaban siendo utilizados y ponerlos a disposición de aquellas personas que lo soliciten. Además de esta acción, pedía que se llevase a cabo una ampliación de licencias en la medida de las posibilidades para que más personas puedan acceder a ellas.

Esta propuesta al terminar el pleno tuvo el respaldo de una ciudadana, Inmaculada Michinina, cuya intervención ha recorrido las redes sociales. En ella, Inmaculada pedía a los miembros del equipo de gobierno del Ayuntamiento que le dejasen "tener dignidad", otorgándole una licencia para instalar un puesto en el baratillo dominical con el que poder vender sus manualidades y así poder dar de comer a sus hijas.

Ante la propuesta de Izquierda Unida y las palabras de Inmaculada Michinina, el Ayuntamiento de Cádiz emitió ayer una nota en la que el primer teniente de alcalde y delegado consumo y mercados, José Blas, hacía referencia a este asunto afirmando que "existe una ordenanza municipal que regula la venta ambulante en la que quedan especificados los trámites necesarios para la obtención de autorizaciones".

El responsable municipal recuerda que "en la actualidad existen un total de 45 autorizaciones para este mercadillo, por las que el Ayuntamiento no cobra tasa alguna". Explica que estas autorizaciones se revisan de forma anual, por lo que hay que esperar que exista una vacante para poder acceder a ellas.

José Blas recalca que en estos momentos hay lista de espera y los solicitantes interesados tendrán que aguardar hasta septiembre y, una vez que existan vacantes, las personas interesadas en acceder a una de ellas deberán de reunir una serie de requisitos para obtener su autorización. Añade que "cada semana, la Policía Local controla que los vendedores estén colocados en sus sitios correspondientes. En el caso de que falten por un número superior a cinco veces sin justificación, se revisa de cara a renovar las autorizaciones ".

A raíz del cariz que ha tomado el asunto, José Blas asegura que "queremos dejar claro que desde el Ayuntamiento no existe ni favoritismo ni discriminación hacia nadie a la hora de conceder autorizaciones y que lo único que hacemos es cumplir con la Ley y con el procedimiento".

Respecto a Inmaculada Michinina, el responsable municipal de Mercados confirma que "desde el Ayuntamiento hemos recibido a esta ciudadana en varias ocasiones. Aunque en el pasado pleno denunció que no estaba en la lista de espera, confirmamos que sí lo está y, además, la primera, por lo que tendrá la oportunidad en el momento que quede una plaza libre de poder instalarse en dicho mercadillo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios