Palomas urbanas El Ayuntamiento comienza a capturar palomas para su sacrificio, en San Francisco

  • La operación arrancó ayer a media mañana en la céntrica plaza

  • El equipo de Gobierno no informa sobre esto, pero sí sobre los palomares ecológicos

Dos trabajadores, capturando palomas en la Plaza de San Francisco. Dos trabajadores, capturando palomas en la Plaza de San Francisco.

Dos trabajadores, capturando palomas en la Plaza de San Francisco. / D. C.

Comentarios 40

Ni destierro a ningún paraje natural idílico, ni gestión ética con anticonceptivos, ni palomares ecológicos, al menos de momento. En Cádiz continuará la captura y el sacrificio de palomas, tal y como alertaron recientemente tres colectivos animalistas, alerta que difundió a final de semana este periódico.

La prueba es que trabajadores de la empresa concesionaria del servicio de control de la superpoblación de palomas comenzaron ayer a capturar animales con redes, tal y como puede verse en la fotografía tomada por un ciudadano. Fue en torno a las 11:00 horas del domingo, en la céntrica Plaza de San Francisco, donde ya jugaban algunos niños que, obviamente, preguntaron sobre qué se estaba haciendo con las aves.

Mis Amigas Las Palomas (MALP), SOS Callejeros y Bahía Felina ya habían advertido de que después del fracaso del plan que consistía en desterrarlas a algún lugar del Levante español, el Ayuntamiento de Cádiz recuperaría las capturas y el sacrificio de animales.

Los tres colectivos denunciaron, además, la falta de transparencia del Ayuntamiento de Cádiz en torno a este asunto. De hecho, la última respuesta de la que disponen en MALP es del año pasado. En ella se informa del fracasado y multimediático plan de traslado de las palomas a algún paraje natural de la comunidad valenciana.

El equipo de Gobierno no informa de este tipo de prácticas, pero sí de la adquisición de dos dispensadores de pienso anticonceptivo, que ya se han recibido, y de dos palomares ecológicos, que todavía no han llegado.

En MALP consideran que esta actitud constituye un caso de libro de greenwashing, es decir, de lavado de imagen, de hacer pasar por verde y ecológica, un práctica, una gestión, que en realidad no lo es.

Representantes de colectivos ecologistas y animalistas locales han pedido en reiteradas ocasiones al equipo de Gobierno la implantación de un sistema de control ético de las palomas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios