Palomas urbanas Animalistas alertan de que el Ayuntamiento volverá a la captura y el exterminio de palomas

  • Tres colectivos sostienen que el equipo de Gobierno recuperará estas prácticas tras el fracaso del mediático plan de destierro de las aves

  • Uno de ellos asegura que el destino de los animales era "el sector de la caza"

  • Consideran que la compra de dos palomares ecológicos es solo "un lavado de imagen" porque se ha vuelto a renovar el servicio de control con la misma empresa

Una de las causas de la superpoblación de palomas son sus alimentadores espontáneos. Una de las causas de la superpoblación de palomas son sus alimentadores espontáneos.

Una de las causas de la superpoblación de palomas son sus alimentadores espontáneos. / Joaquín Hernández Conde

Se equivocaron con las palomas y vuelven a equivocarse. Al menos eso es lo que opinan los miembros de tres colectivos animalistas sobre el servicio de  control de la superpoblación de estas aves que aseguran pretende recuperar el equipo de Gobierno de José María González, Kichi.

SOS Callejeros, Bahía Felina y Mis Amigas las Palomas (MALP) alertan de que el Ayuntamiento volverá a ejecutar capturas y sacrificios masivos de aves, tras el fracaso de un multimediático y a todas luces inviable plan de destierro de miles de animales a algún lugar del Levante español.

Los tres colectivos entienden que la reciente renovación del contrato a la misma empresa que no pudo documentar ni el destino de las aves ni la necesaria guía sanitaria para su transporte significa que volverán a su exterminio sistemático. Y que la adquisición de dos palomares ecológicos son sólo un intento de "lavado de imagen". "Es un caso de greenwashing de libro", apuntan desde MALP. Este colectivo denuncia, además, la "falta de transparencia" en la que, a su juicio, está incurriendo el equipo de Gobierno en este asunto.

Lo cierto es que el entonces concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Cádiz, Álvaro de la Fuente, respondió a la información solicitada por MALP en febrero del año pasado, concretamente explicando el excéntrico y fracasado plan de destierro de las aves del que se hicieron eco hasta The New York Times , la BBC y la CNN que no se anunció hasta finales de ese mismo año.

En abril de 2018, Bárbara Fernández Andújar, en representación de MALP solicita información e interpone ante el Ayuntamiento una denuncia contra Urbanismo y una empresa por la supuesta violación de la ley de fauna silvestre vigente a raíz del cerramiento de una finca en Avenida de Portugal, cerca del cruce de Segunda Aguada. Al parecer, tras la retirada de los nidos murieron varios polluelos.

"No hemos recibido respuesta. A raíz de aquello demandamos al Ayuntamiento que cumpla con la Directiva Aves, que prohíbe estas prácticas de captura y muerte, así como que se modifique la gestión de palomas urbanas por una gestión ética, que a la par de cumplir la ley, no implique matar a ninguna paloma. Sin embargo, el Ayuntamiento de Cádiz no escucha. No responde. No es transparente. La ley y el derecho, así como las peticiones de los ciudadanos, no les interesan", afirma Bárbara Fernández.

"El destino de las palomas era la caza"

Meses después, la portavoz de MALP recuerda que le comunicaron al Ayuntamiento que el plan de destierro anunciado "era irreal y peligroso para la vida de las palomas, al tratarse de una muerte diferida. Que ningún municipio admitiría las 5.000 aves a exiliar por el simple motivo de que este exilio debía ser ético por ley y sin embargo el destino evidente era el sector caza".

"Ninguna empresa fue capaz de cumplir con el pliego de prescripciones técnicas, y el absurdo plan de Cádiz se derrumbó", recuerda la portavoz de MALP. En Utrera se anunció uno similar y también fue descartado.

Para sorpresa y alegría de los defensores de los animales, el pasado 12 de abril, la Junta de Gobierno Local aprueba la prueba piloto para la gestión ética que cubrirá la instalación de dos dispensadores de pienso anticonceptivo y de dos palomares ecológicos. De hecho, representantes de grupos ecologistas y animalistas llevaban mucho tiempo demandando este tipo de estrategia, tal y como difundió este periódico en su momento.

Sin embargo, la alegría y el respiro le duran apenas dos semanas a los animalistas: En mayo pasado el Ayuntamiento "decide capturar y matar e incinerar sus palomas urbanas", afirman desde MALP. Desde el Consistorio les informan de que, "de forma complementaria a los palomares ecológicos y a los dispensadores de pienso anticonceptivo, y de manera temporal, hemos adjudicado el pliego para el servicio de control sanitario y poblaciones de palomas, por un importe de 16.917,98 euros a Athisa Medio Ambiente".

Un cambio ético para "encubrir la matanza masiva"

"Este greenwashing es muy habitual entre las administraciones", afirman desde el colectivo. "Se trata de un descarte previo de palomas para ahorrar en medidas éticas y seguir lucrando a las empresas de control de plagas, a la par que de cara a la ciudadanía se vende el cambio ético encubriendo la matanza masiva de palomas", insisten desde MALP.

Este periódico ha preguntado al Ayuntamiento sobre sus planes más inmediatos respecto al control de la superpoblación de palomas y concretamente acerca de nuevas capturas y sacrificios. Desde el Consistorio sólo avanzan que ya han llegado los dispensadores y el pienso y que se está a la espera de los palomares ecológicos.