Juicio

La Audiencia sienta hoy a Jenaro

  • El empresario que huyó hace una década a Paraguay simulando su muerte, se enfrenta a una petición de pena de la Fiscalía de doce años y medio de prisión por las denuncias de sus socios

Jenaro Jimenez acude detenido a declarar poco después de volver de Paraguay. Jenaro Jimenez acude detenido a declarar poco después de volver de Paraguay.

Jenaro Jimenez acude detenido a declarar poco después de volver de Paraguay. / Joaquín Pino

Agosto de 2009. Jenaro Jiménez Hernández es detenido en el aeropuerto de Barajas cuando regresa de Paraguay. El falso Álvaro Domecq se esfuma y vuelve Jenaro, tras vivir 16 meses en el país suramericano después de intentar hacer creer a todo el mundo que había muerto ahogado en aguas del Cabo de Trafalgar mientras hacía submarinismo.

Nueve años después de su regreso forzado a España tras ser descubierto por la policía en Paraguay, se sienta en el banquillo de los acusados para encarar la causa más grande que le quedaba, la de las denuncias de sus ex socios en las empresas Casas de Cádiz y Emblematic Houses. Se enfrenta a una petición de prisión por parte de la Fiscalía de doce años y medio por los delitos de estafa, falsedad documental y apropiación indebida.

El juicio ha de iniciarse este lunes a las nueve de la mañana en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Cádiz. A la misma llegará el otrora empresario desde la cárcel, donde se encuentra recluido cumpliendo una pena de dos años de prisión por estafar a su ex cuñado 47.000 euros por quedarse por la señal de un piso que le vendió justo un par de días antes de desaparecer con rumbo a Paraguay.

El ex empresario es acusado de estafa, apropiación indebida y falsedad documental

La de Paraguay no ha sido la única fuga de Jenaro Jiménez, ya que cuando el juez decretó su ingreso en prisión al no hacer frente al pago de la deuda que tenía con su ex cuñado, volvió a desaparecer durante varios meses hasta que fue detenido en Hungría. En esta ocasión se había marchado con una azafata rumana de Ryanair. En Paraguay, pese a que en Cádiz había dejado a una esposa embarazada de ocho meses y a un hijo, también formó una familia con una mujer que había ganado un concurso de belleza, Miss Boquerón, con la que tuvo una hija.

El juicio ha corrido el riesgo de suspenderse, ya que uno de los dos socios denunciantes, el venezolano Carlos Espert (el otro es el gaditano Jaime Rocha), no puede comparecer en el juicio por falta de medios económicos para desplazarse desde el país en el que ahora está residiendo. La defensa de Jenaro Jiménez ha pedido la suspensión porque entiende que es fundamental para poder realizar su trabajo. Sin embargo, el juicio sigue para adelante, salvo que en las cuestiones previas vuelva a ponerse encima de la mesa el asunto.

El meollo de la cuestión de este juicio es si Jenaro Jiménez, tal y como mantienen sus socios, no ingresó el dinero de la venta de varios inmuebles en las cuentas de Casas de Cádiz. O si también si se apropió indebidamente de numerosas señales de pisos que habían adquirido varias personas en la avenida de Marconi de la empresa Emblematic Houses.

En el juicio también se verá lo de la falsedad documental en lo que se refiere a las peticiones de créditos con diversas entidades bancarias. Según el escrito de la Fiscalía tras un informe de la Policía Nacional, Jenaro Jiménez falsificaba sus declaraciones de la renta para aparentar que gozaba de una situación económica mucho mejor de la que realmente tenía para sí disponer de las pólizas de crédito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios