Bicentenario

La Cumbre Iberoamericana de Cádiz costará la mitad que la de Salamanca

  • La vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, anunció ayer que el Gobierno destinará 4,9 millones de euros para la organización de la cita gaditana, mientras que la de 2005 costó casi 9,5

Comentarios 9

El Gobierno gastará para la Cumbre Iberoamericana de Cádiz, que se celebrará los días 16 y 17 de noviembre, 4,9 millones de euros, la mitad que en la última reunión de este tipo que acogió España, la de Salamanca del año 2005, que costó 9,5 millones de euros. 

La vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, exhibió ayer este caso como ejemplo de la austeridad y la eficiencia en la gestión de los recursos que, según ha dicho, impregna toda la labor del Gobierno, aplicándose la austeridad en primer lugar. 

Sáenz de Santamaría ha señalado que esa es la mejor prueba de que "se puede hacer lo mismo gastando la mitad y siete años después". 

La Cumbre Iberoamericana será el colofón a los actos de conmemoración del Bicentenario de la Constitución de 1812 y reunirá en la capital gaditana a los jefes de Estado y de Gobierno. Aunque todavía faltan muchos detalles por terminar de decidir, todo hace indicar que el epicentro estará en el Gran Teatro Falla, que se repartirá el protagonismo con el Palacio de Congresos. La idea es que tanto el Rey como la delegación española, encabezada por Mariano Rajoy, se hospede en el Parador Hotel Atlántico,que para esas fechas debe estar ya funcionando plenamente. 

El Gobierno anunció la pasada semana que ha programado ocho reuniones ministeriales en diversas ciudades españolas para preparar esta Cumbre Iberoamericana  de Cádiz. En 2005, todas estas reuniones también se llevaron a cabo en Salamanca en su mayor parte, aunque en esta ocasión el Ejecutivo popular ha preferido repartirlas por la geografía nacional. Madrid, Salamanca, Vitoria, Valencia y la propia capital gaditana serán sede de los encuentros de Fomento, Educación, Cultura, Economía, Interior, Industria y Exteriores. Precisamente esta última, y que acogerá a los ministros de Exteriores de los países participantes, será la que acoja Cádiz.

El Gobierno y la propia Casa Real ya ha manifestado su intención de que la Cumbre Iberoamericana resulte un éxito, para lo que será fundamental que se limen las asperezas surgidas entre España e Iberoamérica a raíz de las expropiaciones de YPF por parte de Argentina y Red Eléctrica de España en Bolivia. En estos momentos las relaciones son muy tensas y si dentro de unos meses la situación no ha cambiado, estos países podrían tomar la decisión de no acudir a Cádiz, lo que incluso arrastraría a alguno más, que se posicionaría del lado de sus vecinos de la otra orilla del Atlántico.

La última Cumbre de estas características se celebró el pasado año en Paraguay, donde ya algún dirigente, como Evo Morales, anunció su decisión de no acudir a Cádiz, aunque posteriormente dijo que posiblemente reconsideraría su posición. En Paraguay estuvieron representados 11 países de los 21 invitados, faltando algunos de los más pujantes, como Argentina o Brasil.

Habitualmente, las Cumbres Iberoamericanas que se celebran en lo que algunos aún llaman Madrid Patria congrega a más países, pero puede que este año las ya citadas tiranteces surgidas en los últimos tiempos entre un continente que mira más hacia el mercado asiático que hacia Europa haya cambiar esta tendencia.

A partir de la Cumbre de Cádiz se está sopesando la posibilidad de que estas reuniones sean bianuales.

El departamento que gestiona la vicepresidenta tiene un presupuesto para este año de 452 millones, el menor de todos los ministerios; de esa cantidad, 109 millones corresponden al Ministerio de la Presidencia, en tanto que los otros 325 millones son transferencias a los organismos públicos dependientes, como el CIS, el CNI o el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. 

03153017

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios