Andalucía

El subdelegado crea alarma social al decir que Ricart puede ir a Córdoba

  • Primo Jurado asegura que por el momento el único condenado por el crimen de las tres niñas de Alcàsser "no está en la ciudad", pero que "se extremarán" las medidas de vigilancia.

El único condenado por el triple crimen de las niñas Alcàsser, Miguel Ricart, tiene la intención de instalarse en la capital cordobesa. Así lo confirmó ayer el subdelegado del Gobierno, Juan José Primo Jurado, quien aseguró que por el momento "no está en Córdoba", pero que disponen de información que avala la posibilidad de que Ricart "venga" y que, si finalmente esto ocurriera, "desde el ámbito policial vamos a extremar las medidas de vigilancia y de custodia contra esta persona". 

Primo Jurado lamentó la posibilidad de que "un personaje así" se instale en la capital e, incluso, recalcó que "habría que preguntarle a quien trae a Córdoba a esa persona, por qué lo trae y para qué lo trae". No obstante, el subdelegado señaló que respeta que Ricart es en estos momentos una persona libre, después de que la semana pasada la Audiencia Provincial de Valencia ordenara su inmediata puesta en libertad tras la decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de derogar la llamada doctrina Parot, pero que el Fiscal General del Estado "tiene recurrida esa puesta en libertad" y que, por lo tanto, "desde el ámbito policial vamos a extremar las medidas de vigilancia y de custodia si finalmente viene a Córdoba". 

Estas declaraciones de Primo Jurado, de apenas 50 segundos de duración, crearon un gran revuelo en las redes sociales y en la calle. Incluso, sorprendieron a sus superiores y a diversos altos cargos de la ciudad, que, según pudo saber El Día, desconocían que el subdelegado tuviese orden directa de hacer tales afirmaciones antes de la entrega de los premios de Plaza de la Constitución 2013, lo que originó a su vez malestar en algunas instancias del Gobierno central en Andalucía. 

Las llamativas e inesperadas declaraciones del subdelegado derivaron en que todos los focos de atención apuntaran entonces sobre la Orden Trinitaria, ya que ayer se barajaba la posibilidad de que el destino de Ricart era su convento, situado junto a Ronda del Marrubial. Días antes ya habían surgido varios bulos de que la Orden Franciscana en Córdoba iba a dar cobijo al asesino de las niñas de Alcàsser, extremo que sus miembros negaron ante el gran revuelo que se estaba generando, sobre todo por la difusión de mensajes a través de las redes sociales. 

Ayer los que tuvieron que salir a la palestra fueron los miembros de la Orden Trinitaria. Su superior provincial, Luis Miguel Alamillos, negó con rotundidad que su convento fuese a acoger a Miguel Ricart, ni que se haya puesto sobre la mesa tal posibilidad. Del mismo modo, el director del comedor social de los Trinitarios, Eduardo García, calificó de "extraño" que una persona con el cargo de subdelegado afirmase públicamente que Ricart puede venir a Córdoba. "En el comedor social no sabe nada de este señor, ni si ha venido, ni si quiere venir", insistió. Aunque lo que sí tienen claro es que la orden trinitaria no cuenta con ningún tipo de instalación para darle cobijo. "Aquí disponemos de un colegio, una parroquia, un convento y un comedor social, pero no tenemos ninguna casa de acogida para que se alojen exreclusos", recalcó García mostrando en todo momento su sorpresa. 

Fuentes policiales consultadas aseguraron que el autor del triple asesinato de las niñas de Alcàsser, por el momento, no se encuentra en Córdoba, pero que están activadas todas las alertas ante la posibilidad de que esto ocurra. El pasado lunes, incluso, la Policía Nacional recibió el aviso de que Miguel Ricart iba a coger por la tarde un tren desde la capital madrileña con destino a Córdoba, pero, finalmente, no sucedió. 

A última hora de la tarde de ayer, tras la alarma social generada por las afirmaciones de Primo Jurado y aconsejado por organismos superiores, tal y como supo este periódico, el propio subdelegado del Gobierno en Córdoba envió un comunicado oficial con el fin de "matizar" las declaraciones que había hecho por la mañana. En concreto, el documento aclaraba, en tres líneas, que las palabras de Primo Jurado tenían la "clara intención de apaciguar la alarma social provocada estos últimos días en las redes sociales ante la posibilidad de que Ricart viniese a Córdoba", si bien sus palabras provocaron el efecto contrario y dispararon todas las alarmas en la ciudad. Ese escrito de rectificación señalaba que "en ningún momento se ha confirmado" la presencia de Ricart en suelo cordobés. Primo Jurado recalcó que "ante este tipo de hipotéticas situaciones, se establecerían los mecanismos para garantizar la seguridad de los ciudadanos". 

Miguel Ricart salió de la prisión de Herrera de La Mancha, en Ciudad Real el pasado viernes a las 17:39. No le esperaba nadie. Ricart fue condenado en 1997 a 170 años por secuestro, violación y asesinato de las adolescentes Miriam García, Toñi Hernández y Desirée González en noviembre de 1992. Debió ser excarcelado en 2011 pero un año antes se le aplicó la doctrina Parot. Sus beneficios penitenciarios se computaron entonces sobre el total de la condena y se fijó su nueva fecha de salida en 2023. Pero el varapalo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos aceleró su libertad. El Rubio ha permanecido algo más de 20 años en prisión mientras sigue desaparecido el otro acusado del triple crimen, Antonio Anglés. 

Ricart dejó la prisión en cumplimiento de una orden de la sección segunda de la Audiencia Provincial de Valencia, que acordó por mayoría su inmediata puesta en libertad al estimar que se han cumplido las penas impuestas. El tribunal valenciano desestimó los escritos presentados por la Abogacía del Estado, la Asociación Clara Campoamor -acusación popular- y dos acusaciones particulares -padres de dos de las víctimas-, contrarios a la excarcelación y a favor del mantenimiento de la doctrina Parot. En la decisión adoptada consta un voto particular.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios