DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Tres tristes tuits

La banalización de la estupidez

1

En los días claves para los Presupuestos, Toni Martín –vicesecretario general del PP andaluz– replica a la portavoz de Adelante Andalucía. Ángela Aguilera había definodo el proyecto de Presupuestos como “neoliberal en lo económico y claramente fascistoide en lo social por decirlo de alguna forma”. Ciertamente convendría que alguien hiciera notar a la señora Aguilera que facistoide no es algo que se dice “por decirlo de alguna forma” sino por decirlo exactamente de esa forma. Después la señora Aguilera matizó: “…de alguna forma que no sea excesivamente irreverente”. Vaya, parece que a ella decir fascistoide le parece más bien suave y amable. Claro que después ella misma acabaría por caer en la tentación: “presupuestos de los recortes, del IBEX35, y por supuesto del fascismo, de la extrema derecha andaluza”. Ay, aparte de sacar el espantajo obligatorio del IBEX 35, al final ya nada de fascistoide, definitivamente fascismo

Responder una argumentación así de ramplona –qué ridículo calificar los presupuestos andaluces de fascistas– no requiere demasiado esfuerzo. Y además Toni Martín, el vicesecretario del PP andaluz, es licenciado en Historia, de modo que se le supone algún bagaje, salvo que sacase el título como Pablo Casado. En un plis plás habría podido abochornar a la Sra. Aguilera –suponiendo, claro, que sea abochornable– haciéndole ver no ya la vulgaridad intelectual sino la estupidez de banalizar el fascismo. Así que va el señor Martín, ¿y qué es lo mejor que se le ocurre? ¡claro que sí! para replicarle la acusación de fascistoide le dice “fascismo… eres tú”. Bravo Martín, bravo. Tal vez él creyera que el recurso ingenioso del poemita de Bécquer le redime. No, ese poema de adolescentes sólo contribuye a que se entienda mejor el nivelito. Qué brillante debate de Presupuestos. Qué brillante.

2

El PSOE naturalmente se ha incorporado también al debate. Su portavoz, José Fiscal, define así los Presupuestos: “muy de derechas, profundamente marcado por la extrema derecha”. Y eso era antes de que éstos se negociaran con la extrema derecha. Pero Fiscal, anticipándose al futuro, con dotes visionarias a medio camino entre Nostradamus y Rappel, ya veía claro que estaría “profundamente marcado por la extrema derecha”. En cualquier caso, por matizar un poco más, añadió algún otro detalle: “los peores presupuestos de la Historia”.

Si se banaliza la palabra fascista y el fascismo, otro tanto sucede con la Historia. Todo se barniza alegremente con el adjetivo histórico, con el ránking de la Historia, para darle un falso empaque. Fiscal, en definitiva, contrarrestaba al PP, que también había dado mármol en Twitter a la misma milonga: “Se van a aprobar los mejores Presupuestos de la historia de Andalucía” añadiéndole el blablablá habitual. Nada nuevo bajo el sol. También Susana Díaz dijo en 2018 que ella presentaba “los mejores presupuestos de la Historia”, y el PP que eran los peores. Es un ping pong infantil y ridículo. La Historia no reserva sitio, ni en la letra pequeña, a estas milongas. Pero qué bien queda retratada una clase política incapaz de dar argumentos racionales, sólo consignas.

3

Los partidos han rehuido la sentencia del 1-O dejando el balance a Madrid. Teresa Rodríguez no. Eso sí, ella es más de retuitear que de tuitear. Ante todo, el mensaje oficial de los Anticapis, sumándose al hashtag #TsunamiDemocratic –nadie irá ahora a sorprenderse de estas simpatías, claro– con argumentos tan sólidos y ponderados como “cualquiera que desobedezca por ejercer un derecho será perseguido”, y calificar la sentencia como “cien años de prisión por ejercer la democracia”. Hay líderes de ERC a los que ya les daría vergüenza decir semejantes bobadas. Qué menos que elevarse un poco, siquiera algún centímetro sobre el nivel de Torra.

Naturalmente para Teresa Rodríguez parece obvio que el estado de Derecho es irrelevante. Pero esto tampoco es nuevo. Después retuiteó a Evole, Buenafuente, Anita Botwin, Hibai… en fin, todo previsible. Y un tuit de gran éxito popular de @FiloPolitics que hace aparecer, claro, el fascismo, eso que nunca falte para Adelante Andalucía: “13 años por dejar votar: Junqueras. 11 años por permitir un debate en el Parlament: Forcadell. 9 años por convocar una manifestación: Cuixart y Sànchez. Vergüenza. #SpainIsAFascistState”. Semejante cosa fue respondida por un zasca memorable de @Nomaguanto: “30 años por estropear la escayola del Congreso: Tejero”

Y finalmente Teresa Rodríguez retuiteó a Yayo Herrero: “Una vergüenza de sentencia, una vergüenza de justicia. Unas penas bárbaras que dinamitan el diálogo y los puentes. La justicia apesta. No protege la vida en común, la violenta. Tremenda amenaza a la desobediencia civil cuando la necesitamos más que nunca”. Un tuit así desde luego resume lo que cabe esperar de Adelante Andalucía, si en Cataluña ve pobrecitos demócratas enfrentados a un Estado fascistoide –“por decirlo de alguna manera”– cuya justicia apesta.

P.S.: No busquen imágenes de la violencia. Cargas policiales sí, violencia no. Se ve que Teresa Rodríguez, como Torra, prefiere negar su existencia

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios