Andalucía

El PP buscará la suma de San Telmo en los ayuntamientos

  • La irrupción de nuevos partidos que rompen el bipartidismo abre nuevas posibilidades para los alcaldes populares

Juanma Moreno y el ministro Luis Planas, en Jaén este miércoles en una feria del aceite de oliva. Juanma Moreno y el ministro Luis Planas, en Jaén este miércoles en una feria del aceite de oliva.

Juanma Moreno y el ministro Luis Planas, en Jaén este miércoles en una feria del aceite de oliva. / EFE

Las elecciones municipales no se acaban el 26 de mayo, sino en junio cuando se constituyen los ayuntamientos y se eligen a los alcaldes. Es como una prórroga de  que puede alterar el orden de los candidatos en función del voto si hay un acuerdo mayoritario entre segundos. Hasta hace ocho años, el PP solía gobernar sólo si conseguía la mayoría absoluta. La irrupción de Ciudadanos y de Vox le facilitará las alcaldías. Ahora gobierna en 183 municipios andaluces y espera reeditar en muchos otros la fórmula del Gobierno de la Junta.

Las primeras elecciones democráticas supusieron la llegada de alcaldes socialistas, comunistas y andalucistas a las capitales de la comunidad gracias a un pacto de las izquierdas. El PP siempre tuvo que cargar con este problema de la falta de alianzas, tanto en el Gobierno de la Junta como en los ayuntamientos. La coalición de Juanma Moreno con Ciudadanos más el apoyo de Vox es una fórmula que ahora les puede valer para conseguir muchos municipios. Ése es el gran objetivo del PP en estas elecciones, repetir la suma de San Telmo donde se pueda.

Junto al PSOE, el PP es el único partido que presenta candidaturas en los 778 municipios andaluces. Esto le da la seguridad de que serán primeros o segundos, tanto en votos como en concejales, y también en número de alcaldías. El récord del PP estuvo en las municipales de 2011, cuando ganó por seis puntos al PSOE en el conjunto de la comunidad. Obtuvo 3.148 concejales del total de los 9.027 que se elegían entonces. En 2011, Javier Arenas y Mariano Rajoy surfeaban en el pico de la ola azul. 2015 fue diferente, el PP perdió muchos pueblos y ciudades, aunque conservó mediante acuerdos con Ciudadanos las alcaldías de Málaga, Almería, Jaén y Granada. Esta última la perdió cuando los naranjas le quitaron el acuerdo al partido por el caso de corrupción que afectó a José Torres, ahora ex alcalde.

Las grandes poblaciones andaluzas han sido el vector del poder del PP en la comunidad, pero tras ellas, llegaron las ciudades medias y los pueblos medianos. La campaña de los populares está, plenamente, municipalizadas, son los candidatos locales quienes llevan el peso de estos días, asistidos en ocasiones por el presidente de la Junta, Juanma Moreno, y algunos de sus consejeros. Lo demás, como el debate nacional e incluso el europeo, sólo estorba. Es un hecho, y no sólo en el PP, que la mayor parte de los candidatos llevan en un lugar secundario en su cartelería la significación del partido.

No obstante, Moreno está visitando grandes y medianas ciudades todos los días. No así Pablo Casado, más ocupado en otros territorios del país.

   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios