SEMANA SANTA

Las mujeres cofrades asumen la carga

  • La Virgen de la Trinidad procesionará por primera vez junto al Medinaceli el Jueves Santo

  • El paso será portado por la primera cuadrilla de mujeres costaleras de Puerto Real

No es un ensayo cualquiera. En los alrededores de María Auxiliadora la voz del capataz tiene réplica con nombre de mujer. "Almu, listas las de atrás", se escucha desde el fondo del paso. "Cuando tú quieras, Vázquez", responde Almudena Trechera, patera izquierda de la cuadrilla de costaleras de la Hermandad del Medinaceli, la primera formada por mujeres.

Al toque del martillo de Sebastián Vázquez el paso que portará a la Virgen de la Trinidad comienza a andar. Es el último ensayo antes de la salida procesional y se perfilan los detalles del gran estreno de la hermandad. La Virgen de la Trinidad acompañará por primera vez al Medinaceli un Jueves Santo y la emoción es patente.

Cuando las mujeres lo propusieron, decidimos dar un paso adelante y apoyarlas"

Carmen Rosendo no puede ocultar sus sentimientos y con brillo en los ojos recuerda el difícil camino que han tenido que recorrer para que la mujer tenga presencia en el mundo del costal. "No quería morirme con la pena de saber lo que se siente bajo un paso y hace unos años me hicieron el regalo de poder dar una chicotá bajo el paso de la Virgen de los Dolores", recuerda. Ese momento, que recibió algunas críticas, fue el inicio de todo. Carmen, junto a otras compañeras, empezaron a trabajar para lograr una cuadrilla formada íntegramente por mujeres y conseguir que una cofradía les acogiese.

La dificultad estaba, no sólo en que se trate de un mundo copado por hombres, sino en que todas las hermandades tenían ya sus cuadrillas formadas.

Pero la propuesta llegó a Sebastián Vázquez, capataz de la recién formada cuadrilla de la Virgen de la Trinidad que, hasta el momento, sólo ha procesionado en Vía Matris. A él se dirigieron con tanta insistencia que el propio capataz trasladó la idea a la Junta de Gobierno de la Hermandad del Medinaceli. "Sabíamos que había un grupo de mujeres que no encontraban la oportunidad en otras hermandades y cuando Sebastián lo propuso, lo pensamos y decidimos apoyarlas", explica Jesús Saúco, hermano mayor de la Hermandad del Medinaceli.

En una semana las mujeres harán su primera estación de penitencia pero no será la primera vez que carguen a la Virgen. Ya lo han hecho en dos ocasiones, una en parihuela y otra con un paso, en la festividad del Corpus. Todo cambió el pasado año en el que un decreto del Obispado lo impidió.

"Para nosotras fue un jarro de agua fría que el Obispado considerase que una dolorosa no tenía cabida en el Corpus; la única opción era salir el Jueves Santo", explica una de las costaleras.

Lejos de abandonar la idea, eso dio fuerza a las mujeres que, siempre de la mano de la hermandad, empezaron a trabajar para lograrlo. Que la Virgen salga a la calle no ha sido tarea fácil. Se ha tenido que empezar prácticamente de cero para lograr tener un paso, respiraderos o atributos para el cortejo. Pero, si el tiempo lo permite, será posible en unos días.

Este jueves se van a cumplir los deseos de Verónica, Cati, Ana, Susana, María José o Natalia, la más pequeña del grupo, que con sólo 17 años vivirá la experiencia bajo el paso junto a su hermana.

También el deseo de Carmen Oliva, quien "desde pequeña he sentido la necesidad de ser costalera y me preguntaba por qué las mujeres no teníamos la oportunidad que ahora nos dan".

Todas saben que van a abrir un importante camino en Puerto Real y lo llevan con orgullo y responsabilidad a partes iguales. "Tenemos claro que estaremos en el punto de mira y que en el punto de mira pondremos a la hermandad. Siempre ha sido un mundo de hombres y quizás haya quien no lo entienda, aunque ya hay otras cuadrillas de mujeres en la provincia; pero para eso estamos entregándonos plenamente ", explica la costalera.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios