La huelga de las contratas gallegas pone en riesgo los petroleros de Puerto Real

  • El comité asegura que la protesta de la industria auxiliar en Navantia Ferrol y Fene impide que lleguen los bloques que se construyen allí, lo que "provoca que los talleres ya estén parados"

Cama en el dique seco del astillero de Puerto Real, a la espera de la llegada de bloques para el segundo petrolero. Cama en el dique seco del astillero de Puerto Real, a la espera de la llegada de bloques para el segundo petrolero.

Cama en el dique seco del astillero de Puerto Real, a la espera de la llegada de bloques para el segundo petrolero. / fito carreto

Comentarios 1

En los talleres de Navantia Puerto Real no hay ya capacidad para seguir fabricando más bloques para los petroleros Suezmax, en el dique no se pueden colocar más estructuras y, en definitiva, corre peligro cumplir con el plazo de entrega de los tres buques que quedan al cliente, el armador vasco Ibaizábal. Esta situación está provocada, explicó ayer el comité de empresa del astillero puertorrealeño, por la huelga indefinida de la industria auxiliar que trabaja en las factorías gallegas de Ferrol y Fene. Hay que recordar que, cuando comenzó la construcción del primero de los cuatro barcos contratados, la dirección de la compañía pública acordó trasladar a las plantas gallegas algunos de los bloques de, en principio, el segundo de las barcos. Pues, según confirmó ayer a este periódico el presidente del comité puertorrealeño, Antonio Noria, ese bloque, el guardacalor, no ha llegado y no hay noticias de cuándo podrá hacerlo.

Aseguró que esta situación hace que no puedan colocarse sobre la cama del dique seco nuevos bloques del segundo petrolero lo que, a su vez, provoca que las estructuras almacenadas sobre el astillero aguarden sin fecha y, como consecuencia, los talleres en los que se fabrican dichos bloques "estén ya parados porque no hay capacidad para seguir haciendo más".

La situación es de tal gravedad que, según Noria, "habrá contratas que no puedan seguir trabajando y los operarios tendrán que coger vacaciones hasta que esto se resuelva". Pero el presidente del comité alertó: "Esto va a provocar que se ponga en riesgo cumplir con el exigente plazo de entrega de los cuatro barcos". Noria, eso sí, dejó claro que "no nos pronunciamos sobre el legítimo derecho a la huelga -que ya dura dos semanas- que tienen las contratas gallegas, pero lo cierto es que la decisión de derivar a esas factorías los bloques que necesitamos aquí hace que ahora mismo en Puerto Real peligre la entrega en plazo de los petroleros, que es nuestra prioridad absoluta".

Para el presidente del comité, esta situación tiene un responsable: el actual mandatario de Navantia, Esteban García Vilasánchez. "Fue él, en su anterior etapa de director Industrial de la compañía con Revuelta como presidente, el que adoptó esta decisión y, por tanto, suya es la responsabilidad", indicó el sindicalista.

Noria también quiso pronunciarse acerca de la situación del plan estratégico de la empresa. Este miércoles, la presidenta de la SEPI, Pilar Platero, en compañía del propio García Vilasánchez, aseguró en el astillero de Cartagena que la negociación del mencionado plan debía haberse iniciado en septiembre con el objetivo de terminarlas a finales de diciembre, pero reconoció que es "complicado" cumplir ese calendario, por lo que confió en que las líneas estratégicas del plan se acuerden antes de finales de año y firmar el acuerdo durante los dos primeros meses de 2018.

Esta situación se debe, como admitió el presidente de Navantia, a la dificultad para sentarse a negociar hasta que la empresa no cumpla los términos del tercer convenio colectivo, algo que aún no ha ocurrido. Por eso, García Vilasánchez pidió en Cartagena a los representantes sindicales que no supediten la negociación del plan estratégico al cumplimiento del tercer convenio, del que mostró el "compromiso" de la dirección para ejecutarlo en su totalidad. "El plan estratégico es muy ambicioso, es el futuro de esta casa y no debe quedar parado porque quede pendiente algún tema del tercer convenio", dijo el presidente, que pidió poner "en un distinto plano" ambas cuestiones y apeló a la "responsabilidad" de los trabajadores para sentarse a negociar "cuanto antes".

Sin embargo, desde Puerto Real se tiene otra perspectiva. Ayer, Antonio Noria dijo tajante: "Que presenten el plan estratégico cuando quieran; para Puerto Real no hay más plan que nuevos barcos civiles y entrada de gente joven en plantilla. Que se dejen de reuniones y de historias con Arabia o Australia. El departamento comercial debería estar ya buscando barcos y no esperar a que acabemos los cuatro petroleros", aseguró.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios