"La rehabilitación ha sido la única disciplina activa durante la crisis"

  • El Colegio de Arquitectos y la FAEC han organizado una jornada técnica sobre patrimonio histórico en el Hotel Barceló

Los asistentes a la jornada sobre patrimonio histórico durante una de las conferencias. Los asistentes a la jornada sobre patrimonio histórico durante una de las conferencias.

Los asistentes a la jornada sobre patrimonio histórico durante una de las conferencias. / Lourdes de Vicente

La rehabilitación, restauración y conservación del patrimonio histórico fueron protagonistas en la jornada técnica celebrada en la mañana de ayer en el Hotel Barceló de Cádiz.Organizadas de manera conjunta por el Colegio de Arquitectos de Cádiz y la FAEC, con el patrocinio del grupo Calderón, surgen, en palabras del decano de los arquitectos colegiados, Fernando Mejías, “del compromiso estatutario que tenemos tanto nosotros como la FAEC con la formación continua a nuestros asociados”. El acto, además, contó con la presencia de la delegada territorial de Fomento y Vivienda en la provincia, Gema Araujo. Estas jornadas han hecho especial énfasis en la labor de rehabilitación del patrimonio cultural. “Desde que se iniciase la crisis, esta es prácticamente la única disciplina que ha permanecido activa”, explica Mejías. España, de hecho, debido a la alta cantidad de patrimonio histórico conservado, es un enclave especialmente significativo para este tipo de actuaciones. En Cádiz, la mayor parte de estas intervenciones se realizan sobre el patrimonio histórico residencial.Además de conferencias de carácter técnico, como las impartidas por Miguel Azcona sobre diagnóstico de patologías o la de nuevas tecnologías de Jesús Calderón, se debatió sobre caso concreto de la polémica restauración de la Torre del Homenaje del Castillo de Matrera, en Villamartín, protagonista de la primera de las intervenciones. En relación a la próxima construcción de un hotel sobre el vestíbulo de la estación de tren a cargo de Barceló, Fernando Mejías pidió calma a la hora de lanzar juicios apresurados. “Hasta que no esté el proyecto definitivo y sepamos como va a ser no se puede opinar”. Pese a ello, Mejías advierte, ante la avalancha de críticas surgidas en los últimos tiempos, que “hace 15 años que este documento ya estaba. No es algo nuevo ni que se haya inventado ahora”. “Este procedimiento, además, ha contado con una fase de objeciones y una presentación pública. Ese era el momento de haber hablado”, incide el decano de los arquitectos gaditanos para el que la crítica social llega “tarde y de una forma que no procede”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios