Contenido patrocinado

Las razones para la reducción de velocidad a 30 km/h en calles de un único carril y sentido

  • La reducción de velocidad, aplicable en las calles de toda España, pretende reducir la siniestralidad y hacer de las ciudades un lugar más amable, seguro y sostenible.

Las razones para la reducción de velocidad a 30 km/h en calles de un único carril y sentido Las razones para la reducción de velocidad a 30 km/h en calles de un único carril y sentido

Las razones para la reducción de velocidad a 30 km/h en calles de un único carril y sentido

Una ciudad más segura para usuarios vulnerables, más amigable con los métodos de transporte alternativos y menos dañina para el medio ambiente. Eso es lo que busca la nueva normativa de la DGT, que aplica una reducción de velocidad a 30 km/h en vías de un solo carril y sentido en las calles de todos los núcleos urbanos de España.

Esta reducción de velocidad supone un impulso a un tráfico más calmado. Además, ayuda a proteger a los ciudadanos más vulnerables y favorece una convivencia segura entre peatones, bicicletas, motocicletas, vehículos de cuatro ruedas, transporte público y aquellos nuevos vehículos que han ido surgiendo en los últimos años, como los patinetes eléctricos o las bicicletas con motor.

Está demostrado: la gestión de la velocidad es una de las intervenciones de tráfico que más efectivas resultan de cara a la seguridad vial. Esta medida, propuesta y reclamada por la Federación Española de Municipios y Provincias y por ayuntamientos como Madrid, Barcelona, Zaragoza, Málaga y Bilbao, está recogida en las recomendaciones de diferentes organismos supranacionales como paso efectivo la hora de proteger la seguridad de la ciudadanía.

El proyecto normativo propone esta reducción de la velocidad genérica como medida de equilibrio en vías urbanas entre movilidad y seguridad vial, con efecto directo en la reducción de accidentes pero sin ralentizar con ello el tráfico en los núcleos urbanos.

¿Por qué a 30 km/h?

En 2019 fallecieron 519 personas en vías urbanas de distintas ciudades españolas, un 6% más que en 2018. De ellos, el 82% eran personas vulnerables. 247 peatones, 32 ciclistas y 148 motoristas y ciclomotoristas perdieron la vida en estas calles, con aumento en todos los colectivos respecto al año anterior.

Re bajar la velocidad a 30 km/h supone una gran reducción de la mortalidad: el riesgo de fallecer atropellado es del 90% si el coche circula a 50 km/h y se reduce a solo el 10% si su velocidad es de 30 km/h.

Además, los sistemas de seguridad para proteger a los peatones con los que cuentan algunos vehículos mejoran en gran medida a esta velocidad. Asimismo, a 30 km/h se reduce a la mitad la distancia que necesita un coche para detenerse por completo, con respecto a 50 km/h.

Estos hechos son demostrables gracias a todas las zonas 30 ya existentes, en las que los accidentes se han reducido de forma clara, llegando en algunos puntos a una bajada de más del 40%. La norma formalizará esta velocidad para equiparar todos los núcleos urbanos de España a las ciudades y municipios que ya cuentan con esta limitación.

Como beneficio añadido, esta medida estimulará los desplazamientos en medios activos, como caminar o ir en bicicleta, gracias en gran parte a la seguridad creada en el entorno de estas vías, que resultarán más amables para la movilidad en medios sostenibles. Ciudades activas, sanas y agradables en las que convivir sin conflicto.