Diario Cofrade

Caridad 2.0 para sortear al coronavirus

  • Las cofradías de Cádiz adaptan las tradicionales campañas de Navidad a los tiempos actuales y a las circunstancias relacionadas con la epidemia

Comida de Navidad Comida de Navidad

Comida de Navidad

Las limitaciones a la reunión de personas, el toque de queda y otras recomendaciones sanitarias han puesto patas arriba la celebración de las comidas, cenas y reuniones que por estas fechas eran más que numerosas. También en el apartado cofrade, donde a partir de este próximo puente de la Inmaculada eran muy comunes las zambombas, verbenas y otras celebraciones que siempre tienen un mismo objetivo: recaudar fondos económicos con los que hacer frente a diversas actuaciones, en su inmensa mayoría de tipo social. Por este motivo, algunas hermandades andan reinventando como pueden su acción social, para no perder de vista el objetivo de ayudar a quienes lo necesitan en esta época tan especial.

En este sentido, dos son las hermandades que han tomado la delantera con iniciativas curiosas completamente adaptadas a las circunstancias actuales: el Nazareno del Amor y el Caído, ambas radicadas en la iglesia de San Francisco.

La hermandad del Amor ha organizado en unión al restaurante Arsenio Manila una cena benéfica virtual que tendrá lugar este próximo sábado, día 5 de diciembre. Esta iniciativa consiste, básicamente, en adquirir mediante reserva uno de los menús que para esa noche ofrece el restaurante Arsenio Manila, y que será entregado en el domicilio indicado. Se trata de un menú compuesto de varios platos y por un precio de 60 euros, previsto para dos o tres personas.

“Estuvimos hablando con Raúl Cueto y surgió esta idea de poder ofrecer a la gente algo especial en pleno puente”, cuenta el hermano mayor, Manuel Mota, que explica que esta iniciativa pretende “sustituir las posibles cenas, reuniones o veladas que la propia asociación de Reyes Magos no ha podido celebrar este año e intentar recaudar fondos de otra manera”. Para ello, el restaurante no obtendrá esa noche ningún beneficio por los menús que elabore y envíe a los domicilios (más allá del coste del producto y de la propia elaboración), y la recaudación que se obtenga será destinada íntegramente a la asociación de Reyes Magos. “La hermandad se encarga de distribuir la publicidad para intentar llegar al mayor número de personas posible, para sensibilizar a la gente y que colabore. Intentaremos que salga el mayor número posible de menús para aportar a esta campaña de Ningún Niño Sin Juguete”, señala Mota, convencido de esta sugerente idea que ofrece “algo distinto para la noche del día 5, cenando por un precio relativamente barato un menú de un restaurante de la categoría del Arsenio Manila”.

Esta cena sustituirá a la velada que solía celebrar la hermandad por estas fechas en el claustro de San Francisco o al ensayo solidario que solía hacer con la parihuela del paso de palio por las calles del centro para recoger alimentos. Ante la imposibilidad de hacer ese tipo de acciones, “hemos decidido dar este giro obligado por las circunstancias y organizar esta cena virtual”, concluye el hermano mayor.

Una acción similar han ideado en la hermandad del Caído, que ha convocado para la tarde del 11 de diciembre una cata solidaria virtual. Esta curiosa iniciativa consiste, por un precio de 40 euros, en el envío al domicilio de cada participante de tres botellas de vino (tinto, blanco y rosado), que ese 11 de diciembre a las ocho de la tarde serán enseñadas a catar mediante una master class que teleimpartirá el conocido enólogo Willy Pérez. Todo ello para, al igual que el Nazareno del Amor, colaborar con la Asociación de Reyes Magos en el objetivo más que difícil este año de que ningún niño se quede sin juguete el próximo 6 de enero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios