San Fernando

La residencia de mayores de Cruz Roja inicia una campaña de fomento del voluntariado

  • El centro recuerda la importancia del acompañamiento para que los mayores no se sientan solos

La entidad, en la reciente celebración del Día del Voluntariado. La entidad, en la reciente celebración del Día del Voluntariado.

La entidad, en la reciente celebración del Día del Voluntariado. / ayuntamiento san fernando

Acercar las personas mayores a la sociedad y que la ciudadanía sea partícipe de las peculiaridades del colectivo es uno de los objetivos de la campaña La Soledad, si es compartida, es mejor que ha puesto en marcha la residencia de la Cruz Roja de La Magdalena. El centro cuenta, de hecho, con un programa de voluntariado propio.

El acompañamiento de una persona mayor que ingresa en una residencia, ya sea familiar o el profesional, los voluntarios o los amigos que están a su lado, resultan indispensables para evitar el sentimiento de soledad. La reflexión de la directora de servicios de este centro asistencial de Cruz Roja, Bárbara Basallote, viene a reconocer la sensibilidad de las personas en la vejez, un periodo en el que van sucediéndose pérdidas: del trabajo, el estatus social, la pareja o las capacidades físicas que favorecen una sensación de vacío. Contar con personas que contribuyan con su tiempo a paliar esa soledad es fundamental. Así lo recoge la residencia de la Cruz Roja en su programa de voluntariado.

Cruz Roja destaca el espíritu solidario y de entrega generosa del perfil del voluntario

La entidad incluye algunos comentarios de personas que colaboran con ellos, como "no sabía que iba tener en mí la repercusión que está teniendo ser voluntario" o "el voluntariado con personas mayores me ha cambiado la percepción sobre ellas", que destacan la realización que se siente con esta muestra de solidaridad. De hecho, en la descripción que Cruz Roja hace del perfil del voluntario se lo reconoce como una persona con un espíritu de entrega generosa de lo mejor de sí mismo, que respecta y defiende la dignidad de las personas mayores y potencia el desarrollo del mayor, siempre con empatía y paciencia.

El trabajo de los responsables de la residencia es exhaustivo a la hora de evaluar y formar a las personas que se animan a dar el paso. Tres fases, según su programa, se dan en el proceso. Primero, se hace una entrevista personal para ver el grado de interés real y de motivación que mueve a la persona. Después la psicóloga del centro (Basallote) los candidatos reciben un curso de formación. Y por último, se desarrolla una fase práctica en la que los voluntarios se incorporan a las actividad que quieren realizar: acompañamiento dentro y fuera de la residencia, apoyo en los talleres cognitivos y lúdicos, trabajo en el huerto oa colaboración en fiestas y en campañas de sensibilización.

El voluntariado, insiste la organización, ayuda a entender a las personas mayores y su papel en la sociedad, además de contribuir a fomentar las relaciones entre generaciones.

Los interesados pueden contacta con la responsable de servicios de la residencia de la Cruz Roja en los teléfonos 956885749 y 956885748.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios