Crisis del coronavirus en San Fernando Cavada reorganiza la prestación de servicios del Ayuntamiento

  • Se prima la atención telefónica o telemática, frente a los actos presenciales que serán solo urgentes

  • Se han establecido equipos de guardia para mantenimiento urbano 

  • Parte de la plantilla realizada sus funciones por teletrabajo

Dependencias de Atención al Ciudadana con medidas de precaución, el pasado viernes.

Dependencias de Atención al Ciudadana con medidas de precaución, el pasado viernes. / Román Ríos

Un decreto da forma desde ayer a la prestación de servicios no presencial en el Ayuntamiento de San Fernando, que reduce a los casos más urgentes la atención a los isleños. En concreto, en esas circunstancias solo se atenderá en Atención a la Ciudadanía, Servicios Sociales (en el centro cívico de La Ardila) y en la Policía Local. Eso sí, la plantilla al completo de este cuerpo de seguridad ciudadana estará operativa en su totalidad salvo para actuaciones administrativas no relacionadas con la actuación de contingencia por el coronavirus. Protección Civil cuenta en esa línea con un dispositivo de alerta por si tiene que intervenir. Estas acciones se suman a las ya tomadas hace unos días para luchar contra la pandemia del coronavirus.

"Desde el Ayuntamiento llevamos días trabajando sin descanso, y lo vamos a seguir haciendo, para poder establecer las coberturas y prestaciones mínimas que hay que mantener para garantizar el bienestar de los isleños, al tiempo que salvaguardamos la salud de la plantilla municipal y de los usuarios", explica la alcaldesa, Patricia Cavada, que preside el comité de seguimiento y valoración de la crisis generada por la evolución del coronavirus COVID-19.

La reorganización del Ayuntamiento contempla la presencia de funcionarios en algunas áreas para realizar la atención telefónica o telemática, caso de Atención al Ciudadano, Policía Local o Esisa. La atención presencial solo se dará en casos urgentes en Atención a la Ciudadanía, Policía Local y Servicios Sociales, en concreto para gestionar ayudas sociales o de actuaciones vinculadas a la salud y para casos de violencia de género. Mientras que el registro electrónico continúa, el presencial será para casos urgentes. 

También habrá trabajadores en las dependencias municipales para cubrir las necesidades de la gestión administrativas (no cara al público). Así en la Oficina de Contratación será necesario personal para gestionar contratos de emergencia, mientras que Secretaría General, Intervención (especialmente para esos contratos de emergencia y para pagos de ayudas sociales) y Tesorería estarán activos para dar cumplimiento a lo establecido en la nueva reorganización. Recursos Humanos se mantendrá para la gestión de nóminas, y para atender cuestiones de prevención, seguridad y salud en el trabajo.

Mantenimiento Urbana cuenta con equipos de guardia para atender las necesidades de los servicios eléctricos, de mantenimiento de edificios y reparaciones de urgencia. Para los mercados habrá disponibilidad para resolver cualquier incidencia y Desarrollo Urbano gestionará, si fuera necesario, órdenes de ejecución con peligro para personas o bienes o expedientes de ruina o licencias de ocupaciones porque se requieran para suministros de agua y electricidad. También acudirá el personal necesario para abrir dependencias municipales.

Seguirá habiendo atención telefónica de Hacienda, Recursos Humanos y la Oficina de Contratación, pero no necesariamente será presencial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios