San Fernando

Solo un acuerdo a largo plazo podía salvar a la Escuela San José

  • La posibilidad de prorrogar el contrato actual que el Obispado puso sobre la mesa fue rechazada al no resultar suficiente para garantizar la estabilidad del proyecto educativo de cara al futuro 

Acceso principal a la Escuela San José, en San Fernando. Acceso principal a la Escuela San José, en San Fernando.

Acceso principal a la Escuela San José, en San Fernando. / Sonia Ramos (San Fernando)

La Escuela San José necesitaba para sobrevivir un acuerdo a largo plazo que le permitiera garantizar la estabilidad de su proyecto educativo y cumplir con las exigencias del concierto que tiene con la Junta de Andalucía. Por eso, aunque el Obispado de Cádiz –titular del inmueble– puso sobre la mesa en la reunión que mantuvieron el pasado lunes una nueva prórroga del alquiler de las instalaciones que ocupa en San Fernando desde hace más de 30 años, la oferta terminó por ser descartada por los responsables del centro y se optó por seguir adelante con el cierre del instituto, que ya incluso había sido anunciado a las familias y se había tratado con la Delegación Territorial de Educación con vistas a la planificación del próximo curso y a la campaña de escolarización que arranca en el mes de marzo.

Solo ese acuerdo a largo plazo para el alquiler de las dependencias del antiguo hospital de San José hubiera podido salvar al centro al dar garantías suficientes –además de tranquilidad y confianza para las familias de los alumnos– de que el proyecto educativo tenía perspectivas de futuro. Así lo entendían sus responsables, aunque tras el comunicado conjunto emitido tras la reunión del lunes no habido más declaraciones.

Sin esa garantía de tiempo, difícilmente se podía pretender que los padres matriculasen a sus hijos en primero de ESO sin saber si los niños iban a poder completar su formación en los años venideros. Lo lógico –y por lo que razonablemente se hubiese decantado la inmensa mayoría de familias en estas circunstancias– sería recurrir a otros institutos para continuar con la formación de sus hijos. Y esa realidad estaba también presente en las negociaciones.   

Así que era, ante todo, una cuestión de tiempo más que económica. Pero las opciones que se pusieron sobre la mesa solo pasaban por prorrogar el acuerdo actual, que tiene un plazo de duración de dos años. Incluso existía la posibilidad de que por algún tiempo más, pero en todo caso los tiempos de los que hablaron en la reunión no resultaban suficientes para asegurar esa estabilidad que se buscaba para seguir adelante con el proyecto educativo, no por dos años más o tres sino de cara a un futuro más perdurable que afianzara a la Escuela San José.  

De manera que la prórroga, en cierto modo, se descartó para evitar una lenta agonía de la Escuela San José, que a la postre hubiese llevado al centro a la misma situación en la que se encuentra ahora dentro de unos cuantos años. Eso sí, posiblemente, perdiendo además alumnos al no ser capaz de generar esa confianza en las familias dada su situación.  

Ambas partes -la Escuela San José y el Obispado de Cádiz- insistieron ayer, tras el cruce de comunicados del pasado viernes, en la "voluntad" y "esfuerzo" por llegar a un acuerdo que permitiera salvar al centro in extremis, aunque finalmente no fue posible. Desde entonces no ha habido más pronunciamientos.

  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios