Actividades por el Día de la Mujer en San Fernando | Conferencia de Yolanda Domínguez La realidad frente a la imagen

  • l Yolanda Domínguez habla sobre cómo la imagen repite a lo largo de la historia estereotipos de mujer desde el arte hasta los medios de comunicación

Yolanda Domínguez, durante su conferencia sobre la imagen de la mujer en los medios.

Yolanda Domínguez, durante su conferencia sobre la imagen de la mujer en los medios. / Ayuntamiento de San Fernando

"Yo pensaba que las imágenes eran algo estético, pero descubrí el enorme poder que tienen las imágenes en la sociedad, en quiénes somos". Yolanda Domínguez pronunciaba estas palabras ante los asistentes a su conferencia Cambiar las imágenes para cambiar el mundo sobre la representación que dan los medios de comunicación de la mujer, entre otros ámbito. La cita se enmarcaba en la programación que por el Día de la Mujer ha organizado el Ayuntamiento, que hoy tiene prevista la inauguración de una exposición en el Castillo de San Romualdo a las 11.00 horas.

Durante su intervención esta experta en comunicación intentó mostrar el poder que tiene la imagen a la hora de representar la realidad. "Cuando vamos a una ciudad nueva cogemos un mapa y lo primero que hacemos en situarnos en él. Las imágenes funcionan igual: son una representación, no la realidad, pero la tomamos como si fueran reales. Hacemos como con el mapa: nos buscamos en las imágenes", hacía una similitud. Esa imágenes en la Historia del Arte, en los cuentos, en los dibujos animados sitúan tradicionalmente al hombre en el lugar principal, mientras que la mujer tiene el papel secundario, como los niños, de figura vulnerable, que necesita protección.

"Lo segundo que hacemos con el mapa es mirar las calles por las que podemos transitar. Con las imágenes pasa igual, en función de lo que hace el personaje más parecido a nosotros, porque empatizamos antes con quien se parece físicamente, asimilamos qué es lo que podemos hacer", siguió con la comparación Domínguez. Si la mujer es representada frágil, sumisa, víctima, sometida, frente a un hombre, salvaje, agresivo, protector esa idea perdura. "Cuando alguien nos cuenta algo a través de personajes, surge una capacidad que tenemos, la empatía, el ponernos en el lugar alguien, y sentimos lo que siente", comentaba. Si esa capacidad hace que cada persona se fije en la figura más parecida, el aprendizaje que se incorpora a la vida, que aplicamos en la vida real, implica esa imagen mencionada de la mujer.

Ese estereotipo ha perdurado en el arte y sigue dándose en los cuentos, en los dibujos animados, en las series y las películas, en la publicidad, en la televisión. "En Los Pitufos, ¿cómo se llamaban ellos? Por su profesión: Poeta, Cocinero, Astrólogo, Filósofo. ¿Y ella? Pitufina. ¿A qué se dedicaba?", preguntaba sin recibir respuesta Yolanda Domínguez. Campeones, con los personajes masculinos deportistas y héroes, reconocidos con nombres y apellidos y el personaje femenino, por su nombre de pila y como animadora; o Candy, Candy, siempre sufriendo... "Se nos asocia con el sufrimiento y se normaliza que la mujer sufra", criticaba.

De la imagen también importa lo que no enseña. "Oculta lo que no representa, en el caso de los medios de comunicación si no eres una chica blanca, joven, delgada y sumisa no apareces. Lo que dice es que no es normal no ser blanca, no ser joven, no ser sumisa. Si una mujer muestra su carácter está castigadísimo", detallaba la conferenciante, que advertía del problema de la falta de diversidad y del mantenimiento de los estereotipos.

"Hablamos de imágenes, pero también es extensible a la cultura, que es importante porque da forma y normaliza lo que pensamos en una época y una sociedad", apuntaba Yolanda Domínguez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios