San Fernando

San Fernando, sin medios para frenar la subida del nivel del mar

  • El Ayuntamiento, los vecinos de La Almadraba, CTAQUA y la UCA advierten del error garrafal que comete la estrategia del Ministerio para la Transición Ecológica al obviar la recuperación de las 'vueltas de afuera'

  • El deterioro de esta protección natural pone en riesgo a viviendas, salinas y actividades acuícolas ante las consecuencias del cambio climático 

No solo las viviendas de barrios como el de La Almadraba en San Fernando se ven comprometidas con la subida del nivel del mar que acarrea el cambio climático sino también la actividad económica de las salinas y de la acuicultura y la biodiversidad que brindan las peculiaridades de la zona de marismas de La Isla y, por ende, de la Bahía de Cádiz. 

Y no es algo que vaya a suceder a largo plazo. Hoy se ha recordado en el transcurso de una simbólica convocatoria que ha reunido en un frente común al Ayuntamiento de San Fernando, CTAQUA (Centro Tecnológico de la Acuicultura), la UCA (Universidad de Cádiz) y a los vecinos afectados. El problema, si no se toman medidas, puede darse en el corto plazo de 10 años. El impacto que tuvo en 2018 la borrasca Emma puso en evidencia la gravedad y lo cerca que estaba ya el problema. 

Para la recién constituida Mesa de la Acuicultura y Salicultura de San Fernando se trata de una prioridad.  Sin embargo, la estrategia de protección de la costa en la provincia de Cádiz que tramita ahora el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha sentado como un jarro de agua fría en La Isla. 

La propuesta, ahora en fase de exposición pública, pasa de puntillas por una cuestión vital para La Isla y en la que además se lleva años insistiendo: la regeneración de las 'vueltas de afuera', que desde tiempos históricos ejercen de barreras o muros naturales frente al mar pero cuya avanzada degradación al no haberse intervenido en décadas y ante la erosión continua de las mareas deja ahora en situación de vulnerabilidad a las salinas, viviendas y actividades acuícolas que se reparten por el litoral isleño. 

Para el Ayuntamiento isleño, La Almadraba, CTAQUA y la UCA, el Ministerio no ha sabido ver la importancia crucial que adquieren las 'vueltas de afuera' a la hora de plantearse las actuaciones a desarrollar en la costa ante el cambio climático. Un error garrafal que todos intentan hacer ver al Gobierno central antes de seguir adelante con la estrategia. 

La alcaldesa, Patricia Cavada, ha anunciado la presentación de alegaciones en este sentido por parte del Ayuntamiento en una convocatoria conjunta que, precisamente, pretendía dar un toque de atención. "Deja a las vueltas de afuera en un segundo plano, en un último nivel de actuación", ha explicado al hablar de la estrategia propuesta por el Ministerio de Transición Ecológica. 

En este sentido, la regidora no solo ha insistido en la "vulnerabilidad" de San Fernando y de barriadas como la de La Almadraba, con 150 viviendas, sino también en el riesgo que acarrea para el desarrollo de la acuicultura y de la salicultura en el siglo XXI, precisamente ahora cuando el potencial de esta actividad económica ha vuelto a ponerse de manifiesto. 

"Son infraestructuras que se encuentran en dominio público marítimo terrestre. El Ministerio para la Transición Ecológica tiene la obligación de defender el dominio público y, en este caso, también de conservar y restaurar estos espacios que están en la zona de dominio", ha afirmado Cavada. "Entendemos que dentro de esa estrategia que ahora está en exposición pública se tiene que atender como obra de interés general del Estado y se tienen que destinar fondos para su conservación". 

El gerente de CTQUA, Juan Manuel García de Lomas, ha insistido en el peligro que corre el sector económico a la vuelta de pocos años si no se interviene con rapidez. También desde CTQUA se han presentado alegaciones a la estrategia para que "se califique a la zona como prioritaria y se destinen inversiones a su mantenimiento".

García de Lomas, en este sentido, ha emplazado a las administraciones -especialmente al Ministerio- "a que se lo tomen en serio" ya que los efectos causados por la erosión son claramete visibles en algunos tramos de las vueltas de afuera de San Fernando. "Hay más de 10.000 hectáreas en estas circunstancias que no están siendo aprovechadas económicamente por ese miedo a que las inversiones se pierdan por esa falta de mantenimiento", ha apuntado incluso al hablar del impacto económico.  

También la UCA participa en este frente común que se ha gestado ante la estrategia del Ministerio para la protección de la costa. Alejandro Pérez Hurtado, director de los servicios centrales de investigación en salinas, ha insistido en ese "espacio singular" que brindan las vueltas de afuera y en la biodiversidad y los valores ambientales que generan más allá de la actividad económica que se desarrolla. "Es un espacio interior que necesita de esa protección. Y la marea no descansa, cada día va comiendo terreno", ha explicado. 

Las vueltas de afuera, ha afirmado, no solo permiten esa defensa frente a la subida del nivel del mar sino que, con su puesta a punto, se generaría "un cordón para el uso público": una red de senderos que podría ser aprovechado por la ciudadanía. Además, apunta, facilitaría el desarrollo de actividades económicas singulares en el siglo XXI, tales como el cultivo de microalgas o de macroalgas, además de la acuicultura y la salicultura. 

José Ruiz Cortejosa, de la junta directiva de la Federación de Asociaciones de Vecinos Isla de León y de la A.VV La Almadraba, ha insitido en el acusado deterioro de las vueltas de afuera, que ha sido especialmente significativo en los últimos años, y que deja en situación de vulnerabilidad a las 150 viviendas que se preparten por la zona de Gallineras y Buen Pastor. 

Este tramo, que es el que más preocupa al afectar las viviendas, abarca una extensión de unos 6,4 kilómetros, aunque en realidad es todo el litoral isleño el que se ve afectado. "Hay ya zonas en las que las vueltas de afuera han desaparecido", ha señalado al alertar del peligro que corren las viviendas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios