Gastronomía José Carlos Capel: “Lo que nos une a los españoles es la tortilla de patatas y El Corte Inglés”

San Fernando

San Fernando pone en marcha ayudas al alquiler y la hipoteca de hasta 3.000 euros para mayores de 65 años

Ayudas al alquiler o la hipoteca para mayores de 65 años en San Fernando.

Ayudas al alquiler o la hipoteca para mayores de 65 años en San Fernando. / D.C.

San Fernando pone en marcha una ayuda al alquiler o la hipoteca para mayores de 65 años que ya está en vigor. Los beneficiarios percibirán hasta 3.000 euros al año en un pago único. "Son unos 250 euros al mes para complementar lo que pagan por su vivienda", apunta la alcaldesa, Patricia Cavada, que ha comunicado la medida para darla a conocer y que los posibles beneficiarios acudan a Servicios Sociales.

"Hay una gran parte de la población que no se siente usuario de Servicios Sociales, no acude. Queremos transmitir que sí, que los servicios públicos estamos para mejorarles la vida", defiende la regidora que pone ejemplo de los perfiles de personas para las que está pensada esta ayuda.

Se destina, en general, a personas que residan en San Fernando, pensionistas, mayores de 65 años, que siguen pagando hipoteca o un alquiler para tener una vivienda, y que tienen dificultades para llegar a fin de mes. Ahí pueden entrar muchas opciones: "Mujeres que siempre han vivido solas, mujeres divorciadas ya mayores y con una pensión compensatoria que no es suficiente. Autónomos, solos o en pareja, con pensiones normalitas que compraron su vivienda tarde o no llegaron a comprarla y viven de alquiler".

Desde el gobierno se destaca esta "innovación en lo social" del Ayuntamiento. "No hay ningún otro ayuntamiento que hayamos encontrado con una ayuda de esta magnitud", abunda Cavada, a la que acompañaba la concejala de Desarrollo Social, Isa Blanco, en la presentación de esta medida. "Es una información que nos da mucha satisfacción en lo personal. La vida política en un municipio te lleva a mantener entrevistas con personas que te cuentan su situación. Muchas son mujeres con problemas y situaciones a las que se enfrentan. Queremos comunicar esta media para que llegue al mayor número de personas para que la respuesta que quiere dar al Ayuntamiento se extienda", explica.

La intención es atender cada caso de manera personalizada para no perjudicarles fiscalmente. De hecho, la posible ayuda en función de la pensión recibida y el pago de renta o hipoteca que hacen al mes se limita para no sobrepasar la cuantía total que pueden percibir, unos 12.600 euros al año, sin que tenga consecuencias fiscales. 

La regidora expone dos ejemplos. El primero sobre una persona que paga alquiler o hipoteca de 300 euros o más. Si esta recibe 600 euros o menos al mes "va a percibir directamente los 3.000 euros de ayuda". En esta situación pueden estar quienes tienen una pensión no contributiva, viudedad o compensatoria por estar en situación de separación matrimonial. El otro caso es el de una persona que paga 300 euros de alquiler o hipoteca al mes y percibe una pensión de 800 euros. Su ayuda puede llegar a 2.800 euros, "para no penalizarlos fiscalmente".

Desde el gobierno se deja claro que la casuística es "enorme", por lo que el límite se incrementa si es una persona sola y tiene discapacidad. "Si vive con su marido o su hermana es distinto. Si vive con su hijo es distinto. Si vive con su hijo y este es una persona con discapacidad es distinto", añade Patricia Cavada.

La fórmula que se aplica es restar a la pensión recibida el 75% de lo que cuesta a la persona la hipoteca o el alquiler. Si le queda menos de 600 euros mensuales entra en la ayuda. "Podría percibir la ayuda estatal al alquiler y aún así percibir los 3.000 euros", puntualiza. 

"Las políticas sociales de un ayuntamiento debe adaptarse a la realidad, a los cambios de la sociedad en la que los sectores vulnerables van cambiando. No son los mismos que cuando estalló la crisis del ladrillo, cuando han subido las hipotecas o los alquileres o las ayudas que han sido necesaria por la subida del recibo de la luz", comenta la alcaldesa isleña para razonar la necesidad de adaptar la labor de la administración local para dar respuesta a la población. Ahora algunas ayudas que daba Servicios Sociales son incompatibles con el ingreso mínimo vital. No es lo mismo, insiste, tras al subida del salario mínimo o el incremento del las pensiones.

"Hasta ahora no existía una ayuda para dar una solución a estas personas y que lo notaran. Hay ayudas en otros ámbitos, al alquiler, con una ayuda ínfima en comparación a la que queremos dar", resalta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios