San Fernando celebra La Isla Encantada Esta tarde mandan los niños

  • La Isla celebra una nueva edición de La Isla Encantada, una tarde repleta de actividades para los niños que, en esta ocasión, se reviste de un mensaje ecologista

Uno de los espectáculos celebrados en la plaza del Rey. Uno de los espectáculos celebrados en la plaza del Rey.

Uno de los espectáculos celebrados en la plaza del Rey. / Nacho Frade (San Fernando)

Banderitas de colores colgadas de las farolas se extienden desde la Alameda hasta la plaza de la Iglesia dando el imprescindible toque de fiesta infantil, como si fuera un cumpleaños, a una tarde de nuevo reservada a los más pequeños de la casa y que, ante todo, promete mucha diversión para las familias al completo: hinchables para saltar hasta que los niños caigan rendidos, talleres medioambientales para pasar el rato, payasos para reírse sin parar, malabares y acrobacias para admirar, trucos de magia para sorprenderse y, por supuesto, teatro con un toque circense...

Eso sí, todo con mensaje y conciencia ambiental, que es lo que toca en estos tiempos de lucha contra el cambio climático: los plásticos, el agua como recurso, el reciclaje... Así es la cuarta edición de de La Isla Encantada que hoy -era de esperar dado el resultado de anteriores convocatorias– ha vuelto a llenar los tramos más céntricos de la calle Real desde media tarde para empezar un nuevo fin de semana con ganas. 

El público isleño, una vez más, no ha defraudado y ha respondido al reclamo con ganas. La experiencia organizada por el Ayuntamiento isleño a través de la concejalía de Juventud ha repetido el éxito de anteriores ediciones enarbolando ante los más pequeños la bandera ecologista en los distintos escenarios que se han repartido a lo largo de la calle Real:  Antuán de la Cream y su Así soy yo, que habla del uso desmedido de los plásticos; Punch, un golpe a la apatía y Catastrofer, que se ha centrado en el cambio climático y en las decisiones que pueden afectar a nuestro futuro como especie; el clown callejero Manu Sinkeli y ¡Hasta arriba! para abordar el tema del reciclaje...

La media docena de hinchables que se ha instalado en la Alameda se ha convertido en una de las atracciones favoritas desde las primeras horas de La Isla Encantada, donde se ha tenido que esperar cola para que los niños pudieran montarse. Los clásicos nunca fallan.  

En la plaza del Rey, además, coches de bomberos y de la Policía han abierto sus puertas para que los niños puedan montarse e, incluso, hacer sonar la sirena una y otra vez con entusiasmo. También ha estado la unidad canina de la Policía Local, que ha acaparado la atención de numerosos pequeños. Así que La Isla Encantada consigue consolidarse en su versión 'eco'. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios