Feria del carmen y de la sal 2011 Acto de proclamación de las salineras

Música y luces... que empiece la Feria

  • Ana María Rodríguez Marchena, de 24 años, se convierte en la nueva salinera mayor · Numerosas personas disfrutaron del concierto en la plaza del Rey y de las primeras horas en el recinto ferial

Comentarios 8

Las salineras esperaban para ir subiendo una a una, aunque acompañadas, al atrio del Ayuntamiento, engalanado para esta ocasión de Feria. Mientras tanto, sin embargo, otra salinera montada sobre un carrito era empujada por su madre camino a La Magdalena. Todo reflejaba fiesta en San Fernando ayer por la tarde. A las ocho y media esa Feria se veía y poco después se escuchaba. Poco antes de la medianoche quedó iluminada.

No era nuevo el escenario escogido para la proclamación de las salineras. Tampoco el espacio que acoge año tras año el recinto ferial. Tampoco había novedades en el acto que inaugura el programa oficial. Sin embargo, algo ha cambiado respecto a los últimos años, quien ostenta desde hace unas semanas el cargo de alcalde. José Loaiza se estrenaba en un evento ya tradicional, al que acuden numerosas personas, ya sea en el Parque Almirante Laulhé, ya sea en un punto más céntrico del municipio. Pocas horas antes, además, había tomado el mando de la Diputación Provincial. A él le tocó imponer la banda de salinera mayor. Las flores fueron entregadas por Cristina Arjona, nueva delegada de Fiestas. El nuevo regidor y la nueva concejala, diligentes, subieron los escalones desde el patio de butacas instalado en la plaza del Rey para la ocasión. Diligentes también lo abandonaron, para que el concierto previsto comenzara lo más pronto posible.

Muchos isleños ocupaban la plaza del Rey cuando el representante del jurado dio a conocer el nombre de la salinera mayor: Ana María Rodríguez Marchena. Esta joven de 24 años (la demás edad del grupo de nueve chicas elegidas este año) había subido en tercer lugar la escalinata exterior de la Casa Consistorial para ocupar su puesto entre las salineras de este año. Le habían precedido Jessica Rojo y Cristina Sotelo. Tras ellas fueron llamadas por la presentadora, Loli Guerra (experta en estas lides), Mercedes Retamal, Alicia López, Cristina Castañeda, Lucía Sánchez, Ana María González y Nerea Ochoa, todas acompañadas de un amigo, o novio o familiar. "Durante un año representarán a la mujer isleña", comentó en varias ocasiones quien dirigía desde el micrófono el acto. De ellas destacó sus estudios, su trabajo, sus aficiones y su entusiasmo por ser salineras, por disfrutar de la Feria desde otra perspectiva. Así es desde ayer a las once y media cuando participaron en los actos protocolarios del Real, el alumbrado y el corte de cinta.

Jessica, Cristina C., Mercedes, Alicia, Lucía, Ana María G., Nerea y Cristina S. forman la corte de la salinera mayor de la Feria del Carmen y de la Sal 2011, Ana María Rodríguez Marchena. Amante de la fotografía esta joven es licenciada en Administración y Dirección de Empresas y Turismo. Sorprendida se acercó donde aguardaban Loaiza y Arjona que le colocaron la banda y le dieron el ramo de flores. Luego subió hacia el trono, junto a su acompañante y la salinera 2010, Raquel González Noé, que ayer se despidió de su puesto. Desde allí disfrutó del concierto de Mesalla.

La artista isleña que comenzó su actuación unos minutos después de culminar la proclamación de las salineras ofreció un repertorio completo, en el que destacaban las canciones de su nuevo disco, Sin miedo a nada, que actualmente está promocionando. Se trata del tercer disco que saca al mercado Milagrosa Expósito.

Muchas personas disfrutaron del concierto. Otras, sin embargo, no pudieron aguantar para comenzar a vivir el ambiente de Feria en el propio recinto de la avenida San Juan Bosco. Con ropa fresquita, y zapatos cómodos, se encaminaron hacia la Feria, muchos paseando por una calle Real festiva. Algunas mujeres ya se habían arreglado con el traje de flamenca, incluso vistiendo de corto. Muchos pequeños también mostraban sus trajes de Feria.

La actividad se trasladó una vez concluida la actuación musical al recinto ferial de La Magdalena, donde el encendido del alumbrado extraordinario ofreció color a la Feria 2011. Había, además, que cortar la cinta y, por supuesto, izar las banderas del real, con las autoridades y la salinera mayor como protagonistas. Para entonces muchos ciudadanos habían dado su primer paseo por las calles de la Feria y habían subido a sus hijos a las atracciones, algunas casetas ya habían comenzado a trabajar. El ambiente siguió más tarde, en la Caseta Municipal, donde la orquesta Nuevos Aires iniciaba las noches de baile.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios