San Fernando

El Mercado Central baraja la primera quincena de octubre para la apertura de la nueva zona de pescadería

  • Los pescaderos ya cuentan con los boletines para poder contratar los suministros de luz y agua

  • El gobierno se ha reunido con el colectivo para tratar el tema de la mudanza a los nuevos puestos

Dos ciudadanos pasan por la zona de pescadería del Mercado Central que abrirá en unas semanas. Dos ciudadanos pasan por la zona de pescadería del Mercado Central que abrirá en unas semanas.

Dos ciudadanos pasan por la zona de pescadería del Mercado Central que abrirá en unas semanas. / Román Ríos

La primera quincena de octubre es la fecha que se baraja para que por fin esté en funcionamiento la nueva zona de pescadería del Mercado Central, después de unas obras de remodelación que se han demorado en exceso para los intereses de los detallistas. El gobierno municipal mantuvo el pasado lunes una reunión con los pescaderos para plantear los pasos necesarios ahora para que culmine con éxito la mudanza de un lado a otro de las instalaciones.

"Están ilusionados, con ganas de empezar una nueva etapa, un reto que se les abre ahora en un espacio nuevo, acondicionado para la actividad, que se sitúa a la cabecera del Mercado Central", comenta el concejal de Presidencia, Conrado Rodríguez, que estuvo en el encuentro con este grupo de detallistas celebrado el lunes. Para el gobierno la pescadería ocupará en pocas semanas un "espacio privilegiado", en la entrada principal de la plaza de abastos, por lo que tienen "el rol de liderar en cierta forma el mercado". Más cuando se situarán ante la trasera del Ayuntamiento, cuya rehabilitación se está terminando y contempla además el arreglo del entorno.

Rodríguez destaca el entusiasmo de los pescaderos, que ya cuentan con los boletines necesarios para poder contratar los suministros de luz y agua en los puestos que les corresponden –que ya fueron asignados en su momento, como demuestran los rótulos colocados en cada uno de ellos–. Precisamente la falta de esta documentación es la causa de la última demora sufrida, de la que se quejaron los propios detallistas este verano.

"Las obras se recepcionaron y eso permitió abrir la entrada por Calderón de la Barca y la retirada de los paneles que se pusieron durante la obra", explica. Sin embargo, problemas internos de la empresa responsable de la actuación bloquearon que el proceso siguiera adelante, al no poder comprobarse las conexiones y contar con los boletines para poner tener luz y agua. Ahora son los detallistas los que ocuparán esa nueva área los que tienen que dar los siguientes pasos.

Primero tendrán que solicitar la conexión de luz y agua y firmar los contratos pertinentes. "No sabemos cuánto se puede alargar", reconoce Rodríguez, de ahí que no se aventure a dar una fecha más temprana que la de la primera quincena de octubre para que la zona de pescadería esté en plena actividad. Hay que recordar que se reubican seis negocios (que ocuparán seis de los siete que recogía el proyecto). Después, los pescaderos tendrán que proceder al traslado o a la instalación de la nueva maquinaria. "Cada negocio verá cómo lo hace. Algunos han optado por poner nuevas máquinas y otras cosas las llevarán del antiguo puesto", comenta el edil socialista.

Con el traslado ya en manos de los detallistas afectados –de los que el concejal resaltó las ganas de arrancan en el nuevo sitio–, solo queda pendiente por parte de la Administración local la última certificación de obra para realizar con la empresa la liquidación pertinente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios