Condenado Intentó asesinar a un hombre en Chipiona con un artefacto explosivo casero camuflado en una caja de puros

Última cita del Bahía Sound

Concierto en San Fernando: Adictos a Robe Iniesta

  • El ex líder de Extremoduro deleita a un público entregado que disfruta con la mezcla de éxitos de la banda, de su carrera en solitario y del último disco al completo

Robe Iniesta, durante el concierto en el Bahía Sound en San Fernando.

Robe Iniesta, durante el concierto en el Bahía Sound en San Fernando. / Lourdes de Vicente

Adictos a Robe Iniesta, a su desenfreno y delirio musical. Como canta el artista extremeño al final de su último trabajo, Mayeútica, adictos felices –pero no de tu piel y de tu boca–, a su voz, a sus composiciones y al derroche instrumental de la banda que le acompaña en esta gira. El público del Bahía Sound, que el sábado abarrotó el recinto que durante todo el verano en San Fernando ha estado dedicado a la música en directo, mostró su incondicionalidad de principio a fin.

Han crecido los seguidores con el ex líder de Extremoduro. Con él han vivido conciertos desenfrenados, de frenesí colectivo, en los que nadie hubiera imaginado acudir en el futuro a una cita con el rock y tener que disfrutarlo a pie de pista en una silla, lejos de aglomeraciones y de las posibilidades de una noche de baile y saltos. Ni siquiera había pasado por la mente del protagonista de la noche que agradecía a los asistentes su presencia y les deseaba que disfrutasen, "a pesar de tener que estar sentados y de las restricciones. Por lo menos hacer con los móviles lo que queráis, y quitamos algunas restricciones". El anuncio sorprende a muchos, sabedores de sus reticencias con las pantallas continuamente encendidas en sus conciertos. Cosa de la época que toca vivir.

Les daba lo mismo. Los espectadores se sintieron unos privilegiados por participar de una velada inesperada: quién hubiera imaginado hace unos meses volver a estar ante un escenario deleitándose con la música que más le gusta. Por unas horas volvieron a su juventud, cantando a voz en grito con Robe, siguiendo el ritmo con movimientos en sus localidades. Primero comedidos, luego desprendiéndose de las precauciones iniciales. Hay múltiples formas de demostrar la fidelidad que se resiste al paso del tiempo, y el sábado los asistentes se lo demostraron a Robe Iniesta repitiendo las letras que sonaron de Extremoduro, de la etapa en solitario del cantante e incluso del último disco.

El espectáculo se dividió en dos actos, separados por un descanso de algo más de media hora que la multitud –ordenada, con plaza numerada– aprovechó, obediente a las indicaciones del cantante, para abastecerse de cerveza o comida, para acercarse a los aseos y para fumar. El concierto había empezado apenas 15 minutos sobre el horario previsto, cuando todavía muchos buscaban su lugar. Uno a uno salían los músicos, el último, Robe, recibía la gran ovación, y sin dilación sonaron los primeros acordes. Suena Hoy al mundo renuncio, de 2016, y el primer verso, puede ser que sea que estoy harto de ver lo que quiera que sea lo que vea, resulta tan fácil de entender en estos tiempos, tan atribuible al presente.

Quizás sea una cualidad de las grandes canciones, que siempre son actuales. Quizás sea cosa de Robe Iniesta, que la impregna en sus composiciones. Porque con Guerrero, de 2015, ocurre la misma magia. Igual, y sobre todo, con Si te vas, lenta, rasgada, cogiendo velocidad... El público se regocija, alza sus manos, canta, silba y aplaude con ese desborde de emoción y música, que es constante durante toda la velada. El cielo cambió de forma antecede a Golfa, cuyos primeros acordes son acogidos con entusiasmo, ya corean su nombre cuando termina, antes de que empiece Contra todos.

Poco a poco el público se vuelve más dinámico: se levantan los que están más al fondo, luego de manera desperdigada, cuando termina Un suspiro acompasado se ponen en pie en masa para aplaudir. Para la siguiente, Locura transitoria, ya no pueden más y dejan sus asientos y saltan y saltan. Con Dulce introducción del caos llega la pausa y con ella los asistentes se desprenden del corsé y dan rienda suelta al baile y los saltos, en un deseo incontenible con la propuesta de Iniesta en el segundo acto: el ininterrumpido derroche de Mayeútica, tocado y cantado de principio a fin, sin pausa. Desde Interludio a Coda Feliz pasando por cuatro largo movimientos, los fieles cantan, y se rinden a la incontinencia instrumental de la banda, al talento musical de Iniesta, a la garganta privilegiada del acompañante vocal que demuestra al cantar de fondo Nesum Dorma.

Recupera para acabar el concierto, en una segunda parte de este segundo acto, canciones de su discografía: Stand by, La vereda de la puerta de atrás, ... Y rozar contigo Ama, ama, ama y ensancha el alma. Para despedirse con la guitarra alzada ante un público entregado, que marcha a pesar de todo queriendo más y más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios