San Fernando

20 años de la reapertura del Teatro de las Cortes

  • El principal escenario de La Isla se dispone a cumplir dos décadas de su reapertura

  • A pesar de los resultados, hay todavía asignaturas pendientes

El Teatro de las Cortes, durante un acto institucional. El Teatro de las Cortes, durante un acto institucional.

El Teatro de las Cortes, durante un acto institucional. / Román Ríos (San Fernando)

No hay otra actuación que en los últimos años haya conseguido igualarle, sobre todo por la especial incidencia que ha tenido en la ciudad: consiguió cambiar para para siempre la vida cultural de San Fernando, que desde entonces orbita alrededor de este singular edificio. El Real Teatro de las Cortes se prepara para conmemorar los 20 años de su reapertura, que se cumplirán el próximo 10 de marzo. 

Y desde Cultura se están organizando algunos actos extraordinarios: jornadas de puertas abiertas, visitas guiadas, algún que otro acto –o espectáculo– especialmente significativo, una conferencia a cargo de Francisco Márquez, que fue el arquitecto que se encargó de su rehabilitación y que ahora ultima también la del Ayuntamiento... El programa está todavía perfilándose, como reconoció a este medio el responsable de Cultura, el andalucista Fran Romero, que esta semana ha presentado también una nueva temporada de invierno-primavera en el principal escenario isleño: una veintena de espectáculos –teatro, ópera, conciertos,  eventos infantiles...– que se prolongará hasta el próximo mes de junio. 

Los Reyes, en la reapertura del Teatro de las Cortes, el 10 de marzo de 1999. Los Reyes, en la reapertura del Teatro de las Cortes, el 10 de marzo de 1999.

Los Reyes, en la reapertura del Teatro de las Cortes, el 10 de marzo de 1999. / Rioja (San Fernando)

Así ha sido desde que los Reyes, aquel mediodía del 10 de marzo de 1999, descubrieran el  vestíbulo de este histórico edificio la placa conmemorativa que recuerda que el Teatro de las Cortes volvió a abrir sus puertas. Cientos de representaciones, espectáculos y conciertos –a menudo con conocidos rostros de la escena y de la música– se han sucedido desde entonces en este escenario, que además ha asumido el papel protagonista que por derecho propio le corresponde en la celebración de todo acto institucional que se precie.

Su papel en el Bicentenario de Las Cortes que se celebró en 2010 –cuando se consagró como primer edificio constitucional– fue determinante. Y los actos que cada 24 de Septiembre se vienen organizando giran siempre en torno al gran Teatro, como no podía ser de otra forma. Es la dimensión institucional que desde hace 20 años ha convivido en armonía con la faceta cultural del Teatro, especialmente al no contarse con el otro gran edificio histórico –el Ayuntamiento– en uso (que está cerrado desde 2006 a la espera de que se termine su rehabilitación). 

Claro que el Teatro de las Cortes, a pesar del indiscutible saldo positivo que arrastran estos 20 años que se cumplen desde la reapertura, arrastra también algunas asignaturas pendientes. La más señalada ha sido la desaparición del centro de interpretación del parlamentarismo que al hilo de la conmemoración del Bicentenario se consiguió abrir en la finca colindante de la calle General Serrano. Pasados los años del Bicentenario, el gobierno municipal –con Loaiza en la Alcaldía– optó por echar el cierre de dicho equipamiento y ceder el uso de las instalaciones a una entidad, la fundación Integralia-DKV, para otra finalidad.

Hacer 'visitable' el Teatro y mostrar su historia como reclamo es un reto pendiente

Los planes que había sobre la mesa para utilizar dicho edificio como dependencias de apoyo al Teatro se esfumaron. Y a pesar de la contundente denuncia que el PSOE hizo en su día de esta cesión y de los planes para recuperar estas instalaciones anunciados luego por la alcaldesa, Patricia Cavada, todo sigue igual. Nada ha cambiado.

Tampoco –y aunque el Teatro se muestra dentro de la llamada ruta turística de las Cortes– se ha conseguido llevar a la práctica lo que otras tantas veces se ha anunciado: que el edificio histórico sea visitable en sí, disponga de un horario al público y de un recorrido articulado que muestre su importante papel en la historia. Aún así, es justo reconocer el salto cualitativo cultural que en estos 20 años ha brindado a La Isla la reapertura del Teatro, en torno a la que además hay una importante actividad hostelera en el centro que no es ajena a estos espectáculos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios