Turismo | Encuentro en la Doñana gaditana Lo auténtico, a menos de una hora

  • La Asociación de Empresas Turísticas de Cádiz, Casa Martinete y el Ayuntamiento de Trebujena promocionan el parque natural y la localidad como destinos para atraer un nuevo tipo de turismo

Comentarios 1

Apenas 45 minutos separan Cádiz de Doñana. Menos de una hora para adentrarse en un espectacular entorno natural que muchos gaditanos, al tenerlo al alcance de la mano, ni siquiera conocen. Para mostrar la ‘Doñana gaditana’, esa que se extiende por Sanlúcar de Barrameda y deja su huella en la vecina Trebujena, la Asociación de Empresas Turísticas de Cádiz, Casa Martinete y el Ayuntamiento de Trebujena organizaron una jornada para profesionales del sector el pasado miércoles.

Juan Martín, fundador de Casa Martinete, explica que el objetivo de esta acción es “dar a conocer a los empresarios del turismo de la provincia el tesoro que tenemos a un paso de casa”. Considera que “no somos conscientes de que dentro del espacio natural Doñana en la provincia hay una parte protegida, 3.400 hectáreas que son una joya y nunca defraudan. Esa zona, ubicada entre Sanlúcar y las marismas de Trebujena, es donde se concentra la mayor cantidad de aves de este espacio natural a lo largo del año, lo que supone un gran activo para el turismo ornitológico”.

Aunque parezca que Doñana está enfocada solo a este tipo de visitante, lo cierto es que ofrece muchas posibilidades. Jorge García, guía del Parque Nacional, señala que se realizan rutas de todo tipo. “Viene gente especializada en fotografía, en ornitología, colegios, familias, parejas, universitarios, clientes que buscan una experiencia personalizada...”

Pero aún queda mucho camino por recorrer, sobre todo, en su propio entorno. “Nadie es profeta en su tierra. Lo tenemos tan cerca, está ahí, a un paso, pero aún así la gente no lo conoce. Es más reconocido a nivel nacional e internacional que por los gaditanos u onubenses”.

No obstante, tanto Juan como Jorge piensan que el turismo de naturaleza cada vez está más de moda y por ello son importantes este tipo de acciones promocionales. “El turismo ornitológico está en auge, cada vez más personas buscan escaparse de las ciudades y como complemento a otras visitas es un destino ideal”, apunta el guía del parque nacional.

Desembarco en la playa de Malandar. Desembarco en la playa de Malandar.

Desembarco en la playa de Malandar. / Jesús Marín

Juan Martín cree que es importante que el empresariado se preocupe por “huir de lo masivo, de no superar la capacidad de carga y primar la calidad antes que la cantidad”. Por ello, apuesta por el ecoturismo como “palanca de cambio de concepción del paradigma de cuánto más, mejor. Quizá te den mejor resultado económico 10 clientes buenos que 100 regulares. Es importante regalar experiencias y convertir a los turistas en locales, llevarlos a sitios únicos y auténticos”.

En ese punto, además de resaltar la importancia de la lámina de agua de la ‘Doñana gaditana’, anima a que se promocionen lugares como Trebujena, en el que la tradición lucha por mantenerse y convertirse en un atractivo turístico de primer orden.

Ornitología, naturaleza, gastronomía y tradición son los principales reclamos de la zona

En el encuentro organizado por el Ayuntamiento de esta localidad, la AETC y Casa Martinete, los presentes tuvieron la oportunidad de conocer un arte de pesca artesanal como el despesque, que tuvo lugar en la Taberna de Manegodor y donde se cogieron en el momento camarones, albures, corvinas y doradas. Juan Manuel Gómez, propietario de este negocio, sostiene que la industria del despesque y el turismo de naturaleza alrededor de Doñana “aún tiene que despegar”, aunque “vienen muchos extranjeros por el tema de la ornitología” y más nacionales para probar la gastronomía.

Una invitada al encuentro se toma una fotografía en una duna del parque natural. Una invitada al encuentro se toma una fotografía en una duna del parque natural.

Una invitada al encuentro se toma una fotografía en una duna del parque natural. / Jesús Marín

Juan Martín añade que el turista internacional conoce la zona “por su cultura bodeguera y porque los ornitólogos saben qué aves van a ver. Eso es un termómetro, un síntoma de que se están haciendo bien las cosas y no nos lo estamos cargando. Yo digo que no soy guía, soy anfitrión, por eso me gusta hacer sentir a mi invitado como una persona local. Lo llevo a una taberna donde hay un matrimonio que pesca diariamente un pescado que no sabe lo que es un pienso y aunque tiene que esperar 15 o 20 minutos para comérselo, sabe que no lo probará en otro lugar de la provincia”.

Se busca que el turista viva una experiencia única y auténtica donde prime la calidad ante la cantidad

Pero esta zona ofrece mucho más. “El turista puede hospedarse en un palacio, ver el atardecer que atrapó a Spielberg para rodar aquí ‘El imperio del sol’, visitar una viña gestionada como hace 50 años, probar la gastronomía, pasear a caballo... Puede tener una experiencia global y auténtica de verdad”.

En eso trabajan las empresas locales y el Ayuntamiento de Trebujena, que encabeza Jorge Rodríguez. El alcalde subraya que “no necesitamos muchísima gente, si no que venga la gente que tenga que venir y se vayan contentos. Es fundamental que sigamos conservando este espacio natural para que puedan disfrutarlo las futuras generaciones”.

Los empresarios presentes tomaron buena nota de lo que iban descubriendo y disfrutaron como turistas de una jornada en la que comprobaron que la 'Doñana gaditana' es “una marca incontestable” por la que, sin duda, vale la pena apostar.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios