Provincia

Otro paso más al calor de la decisión que tome Arabia Saudí

La tercera reunión celebrada ayer entre la Sepi, Navantia y el comité intercentros de todos los astilleros públicos españoles se produjo en vísperas de otro encuentro, el más esperado de los últimos meses por las plantillas de los diques gaditanos: la del príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamen Bin Salmán. Anoche mismo, el hijo del monarca saudí se reunía con el rey Felipe VI y hoy espera hacerlo con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y con un importante grupo de empresarios nacionales.

Se espera que, fruto de esa reunión empresarial, Arabia anuncie la firma de diversos contratos con intereses españoles. Y aunque dentro del sector se cree difícil que se firme el esperado contrato para la construcción de las cinco corbetas que construiría Navantia en la Bahía de Cádiz, sí confían en que al menos se plasme el interés en una carta de intenciones.

Sin embargo, no lo tendrán fácil. Ayer mismo, las ONG de la campaña Armas Bajo Control (Amnistía Internacional, FundiPau, Greenpeace y Oxfam Intermób) pedían a la Casa Real, al presidente del Gobierno y a los ministros de Exteriores y de Economía que no promuevan la firma del contrato con Navantia para construir cinco corbetas para la armada saudí. Además piden que se ponga fin a las exportaciones de armas a Arabia Saudí, país al que según sus datos se ha exportado armas por valor de 728,5 millones de euros entre 2015 y junio de 2017. Las ONG denuncian que "España podría convertirse en cómplice de la comisión de crímenes de derecho internacional en Yemen debido al riesgo de que las corbetas se utilicen para ataques contra la población civil".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios