Chipiona Los profesores del instituto Salmedina piden a la Junta “unas instalaciones dignas”

  • Se quejan de las condiciones en las que se imparten las clases de Formación Profesional Básica en este centro educativo. 

Una vista exterior del instituto Salmedina de Chipiona. Una vista exterior del instituto Salmedina de Chipiona.

Una vista exterior del instituto Salmedina de Chipiona.

El claustro del instituto Salmedina, que está formado por más de medio centenar de profesores, reclama a la Junta de Andalucía “unas condiciones dignas para todas las enseñanzas que se imparten” en este centro educativo.

En un escrito suscrito por todos los docentes, demanda igualmente a la Administración autonómica que lleve a cabo “las gestiones oportunas para dignificar las instalaciones de Formación Profesional Básica (FPB)”, así como “garantías de permanencia de la misma para el próximo curso”. El documento, que va dirigido concretamente a la Delegación Territorial de Educación, también recoge la petición de “ampliar la oferta de FP” en Salmedina “de forma progresiva”

Los docentes se quejan de que desde hace años la FPB se está impartiendo en este instituto “en unas instalaciones que no garantizan la dignidad del alumnado ni del profesorado”. En los últimos cursos, las aulas de teoría han estado ubicadas en el colegio Los Argonautas, “un centro con problemas eléctricos muy graves, ventanas rotas y falta de confortabilidad térmica”; en tanto que los talleres de prácticas se han desarrollado en el albergue juvenil Inturjoven.

Según han explicado, este curso comenzó con problemas que motivaron incluso una huelga del alumnado y la Junta ha decidido, finalmente, agrupar las horas de teoría en el propio centro en dos días -lunes y viernes-, reservando las tres jornadas centrales de la semana para las prácticas a fin de posibilitar un “ahorro económico” en el pago del alquiler del nuevo inmueble elegido, “un salón de celebraciones muy alejado del instituto que no dispone, por ejemplo, de las instalaciones eléctricas necesarias para el funcionamiento del horno” en Cocina y Restauración.

Asegura que esa decisión ha obligado al centro a establecer “un horario antipedagógico y poco motivador para el alumnado, en absoluto facilitador del proceso de aprendizaje”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios