Provincia

La localidad viste sus mejores galas para sortear las Hazas

  • En el acto se conocían los nombres de los agraciados, pero las rentas que obtienen

No se trataba de la alfombra roja que se extiende en Hollywood en la gala del Sindicato de Actores, aunque había cierta similitud en la importancia de lo que ayer se vivió dentro y fuera del teatro San Francisco de Vejer, que ocasionalmente abrió sus puertas para vivir un nuevo sorteo de las Hazas de Suerte.

Una inmensa alfombra roja cubría toda la calle San Francisco donde varios cientos de vejeriegos hacían cola para entrar a dicho espacio escénico, en cuyo interior ya estaban los miembros de la Corporación municipal y de la Junta de Hazas formada por 17 asentados, un número idéntico a los ediles municipales. También se encontraban las cobijadas infantiles y juveniles, que portaron con soltura el traje típico de la localidad.

El sorteo, que es una sesión extraordinaria de la Junta de Hazas, se inició con la presidencia del alcalde, Antonio Jesús Verdú y el delegado del gobierno andaluz en Cádiz, José Antonio Gómez Periñán, quien dijo que "con este acto perpetuamos una tradición ancestral, que se repite cada año bisiesto desde hace siete siglos y que rivaliza con la Lotería de Navidad y que encierra la misma ilusión". Tras su intervención, en la que hizo una semblanza histórica al origen de este peculiar sorteo, tomó la palabra el regidor local, quien también realizó unas pinceladas sobre el patrimonio heredaros por los vecinos de Vejer de sus antepasados.

Tampoco faltó la reclamación pública, que sobre los atropellos, cogidas y latrocinios perpetrados sobre estas tierras comunales, llamadas Hazas de Suerte, se han realizado a lo largo de su historia. Un acuerdo que toma la Junta de Hazas y que pide al Estado la devolución de ocho hazas que en 1816 se vendieron en la zona de Naveros. También se volvieron a reclamar las 31 hazas de la Marmosilla, que estaban en una zona de la laguna de la Janda que iba a ser desecada y que nunca se hizo, cuando dicho terreno sigue inscrito en el registro de la propiedad de Chiclana a nombre del común de vecinos de Vejer. También se reclamaron las 124 hazas que se adjudicaron a Barbate cuando se segregó de Vejer.

Tras la parte administrativa, dio comienzo el desprecintado de los dos bombos, una acción en la que participó directamente el alcalde como presidente de la Junta de Hazas. Así pudieron girar por primera vez ambos bombos, dando lugar a una de las anécdotas del sorteo, la omisión de un cero en la parte central de una cifra, lo que hizo que el sistema informático no reaccionase al dato introducido y que tuvo que ser repetido para subsanar dicho arranque, en el que Antonio Durán, como asociado de la Junta de Hazas leía el número correspondiente al haza y el alcalde, leía el número correspondiente al beneficiario de la renta, aunque a diferencia con el sorteo de Barbate, en esta ocasión no se conoce públicamente el dinero que podrá percibir cada agraciado, que podrá oscilar entre los 750 euros por año como mínimo y los 1.300 euros al año como máximo.

Esa suerte ya estaba marcada para once personas mayores con edades comprendidas entre los 95 y 102 años, cuyas bolas se encontraban en un tercer bombo que apareció en escena en la recta final de esta cita histórica. Muchos de estos longevos agraciados se encontraban presentes y ocupaban los asientos de la primera fila del teatro vejeriego.

El primer pago de estas rentas tendrá lugar en octubre de 2010. Aunque el próximo 6 de enero se entregará una señal, denominada "duros muertos", que será de 260 euros y que se acompañará de los 4 títulos de estas rentas que superan en conjunto el millón de euros. Ahora tanto agraciados como el resto de vecinos dispondrán de un plazo para presentar alegaciones al sorteo. La lista de agraciados se encuentra ya expuesta a las puertas del Consistorio vejeriego.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios