Provincia

Las últimas lluvias agravan los socavones en el tramo de La Janda de la autovía A-48

  • La peligrosidad de los baches ha obligado a reducir la velocidad a 60 kms/hora en algunos puntos

El Ministerio de Fomento continúa sin mover ficha para reducir las molestias que sufren los usuarios de la autovía A-48 (Chiclana-Vejer), debido a la multiplicación de socavones en la carretera.

La intensidad de las últimas lluvias ha hecho que esos sovacones surgidos en los últimos meses se hayan vistos incrementado en una vía de alta capacidad cuya antigüedad data de hace menos de tres años.

En concreto, a finales del pasado mes de diciembre, a la altura del kilómetro 26,800 y muy cerca de la salida hacia la localidad de Conil, se colocó una señal provisional de limitación de velocidad a 80 kilómetros por hora. Dado que los socavones van en aumento, tanto en la cantidad como en la profundidad, se ha vuelto a colocar otra señal limitadora de velocidad, esta vez de 60 kilómetros por hora.

De todos los baches existentes, el que más peligro presenta se encuentra en el carril de desaceleración hacia Conil, que hace botar literalmente el vehículo. En esa zona se aprecian múltiples frenadas marcadas sobre el asfalto, así como roces de los bajos de los vehículos.

El pasado año, el Ministerio de Fomento realizó varias mejoras en ese tramo y en el viaducto que pasa por encima del río Salado y que delimita los términos municipales de Vejer y Conil, donde un estudio desveló que unas corrientes de agua subterráneas son las que provocan unos movimientos en las capas arenosas inferiores, dando origen a los socavones.

También no hace muchos meses fue preciso que personal dependiente del Ministerio de Fomento subsanara una serie de deficiencias detectadas en otro viaducto que cruza esta misma autovía costera, en este caso ubicado en el término municipal de Chipiona. Los usuarios confían en que desde Fomento se vuelva a hacer ahora las obras necesarias para subsabar estos problemas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios