Provincia

Dos familias y una sola herencia

  • El congreso del PSOE-A ha agrandado aún más las diferencias entre las dos sensibilidades socialistas de Cádiz de cara a la cita crucial del sábado · Cabaña: "Griñán premia a los que me han cuestionado"

Comentarios 21

El congreso regional del PSOE andaluz clausurado el pasado domingo en Almería ha tenido una clara repercusión en la provincia de Cádiz, donde las diferencias entre las dos sensibilidades que conviven en el partido se han agrandado aún más si cabe en el inicio de una semana que se presume crucial a la vista de que el próximo sábado se dirimirá qué sector del socialismo gaditano llevará las riendas del partido durante los próximos cuatro años.

Como sucede en todos los ámbitos de la política, en especial cuando hay unas votaciones o elecciones de por medio, tampoco aquí ha habido derrotados. Unos, los griñanistas, porque su líder fue reelegido y porque dirigentes de esta cuerda han copado la totalidad de los puestos de la nueva ejecutiva regional; y otros, los críticos a Griñán, porque lograron reunir a un tercio de los delegados en el congreso, un hecho que les da más fuerza de cara al congreso provincial que se celebrará el próximo sábado en un hotel de Novo Sancti Petri, en Chiclana.

Esta última corriente del socialismo gaditano (críticos en Almería y oficialistas de El Cuervo hacia abajo) sigue dando muestras de que no está dispuesta a dar su brazo a torcer. Su candidato a secretario general del PSOE de Cádiz, Rafael Quirós, optó ayer por dar una de cal y otra de arena: "Vamos a tener lealtad absoluta hacia Griñán", dijo con contundencia el alcalde de Barbate. Pero a renglón seguido puso pie en pared al afirmar que será la misma lealtad "que pediremos (a la dirección del PSOE andaluz) si ganamos el congreso provincial del sábado".

Y es que en el seno de esta sensibilidad oficialista existe el convencimiento de que desde Sevilla, con Griñán como secretario general del PSOE-A, no se ha sido leal y se ha ninguneado incluso a la ejecutiva provincial que ha dirigido Francisco González Cabaña los últimos cuatro años. El aún secretario general del PSOE gaditano -dejará el cargo el sábado después de casi 12 años- vino a incidir ayer en esta idea al afirmar, en declaraciones a EuropaPress que en la elaboración de su nueva ejecutiva José Antonio Griñán ha elegido a cuatro dirigentes de Cádiz "que están vinculadas a quienes han estado cuestionando permanentemente la legitimidad de mi ejecutiva provincial".

Es en esta separación entre Sevilla y Cádiz en la que que han estado haciendo hincapié -y lo van a seguir haciendo en esta semana- los candidatos a relevar a Cabaña en la secretaría general del PSOE de Cádiz. Porque tanto en sus encuentros con los medios de comunicación como con militantes y delegados al cónclave provincial del sábado, Rafael Quirós y su oponente, la alcaldesa de Sanlúcar, Irene García, se han referido a estas diferencias aunque desde primas radicalmente opuestos. Así, desde la corriente oficialista se ha ahondado mucho tanto en esta supuesta "deslealtad" de la dirección regional del partido hacia una ejecutiva provincial elegida democráticamente como en la necesidad de manetener lo que han denominado la "identidad propia" del PSOE de Cádiz "con independencia y sin tutelajes desde arriba".

Y desde el otro extremo, los griñanistas entienden que los enfrentamientos de los últimos años entre las direcciones provincial y regional del partido han dado una imagen nefasta del PSOE ante la opinión pública, un hecho que, añaden, también pudo tener una clara repercusión en sus tres derrotas electorales consecutivas en Cádiz a manos del PP.

Ayer, al hacer balance del congreso regional, Irene García afirmaba que la provincia gaditana salía reforzada con la presencia de cuatro dirigentes socialistas gaditanos -con Juan Cornejo al frente de ellos- en el nuevo equipo de Griñán al frente del PSOE-A. Pero también incidía en la idea antes referida de la brecha entre Sevilla y Cádiz al afirmar, por ejemplo, que el congreso de Almería, "ha dejado claro que en el partido no deben existir grupos que se encaminen por sendas diferentes"o al añadir, en lo que parece un claro tirón de orejas a los oficialistas, que los socialistas gaditanos deben ser siempre "reivindicativos, abiertos al debate, al análisis sin prejuicios previos pero, en todo caso, respetando fielmente los conductos internos del partido, evitando dar una imagen pública de disputa y enfrentamiento en modo alguno conveniente y que es lo último que ahora quieren los ciudadanos".

En el PSOE de Cádiz hay ahora dos familias que se disputan una sola herencia, que es el legado de Cabaña. A cuatro días de que se dirima quién se lleva el gato al agua surgen tres incógnitas esenciales: quién ganará, porque el resultado se presume que será de nuevo muy igualado; si la candidatura que gane integrará en su ejecutiva a parte de la opción perdedora o hará un equipo monocolor como el que ha hecho Griñán; y, también, si el PSOE cerrará filas el domingo detrás de su nuevo jefe o jefa o si las disputas se mantendrán en pie de cara a los congresos locales que se celebrarán en septiembre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios