Provincia

Un empresario se echa a la carretera para cobrar sus deudas

  • Marcos Rodríguez inició ayer una caminata desde Medina que le debe llevar el viernes a Sevilla

Comentarios 6

Marcos Rodríguez, un empresario asidonense de 34 años de edad, nunca se imaginó cuando inició su andadura industrial en junio de 2006 en el polígono Prado de la Feria de Medina Sidonia que menos de tres años después iniciaría una marcha a pie desde su carpintería, Carpidonia, hasta el Parlamento de Andalucía. Pero no le ha quedado otra solución. Lo hace simplemente para reivindicar el pago de la importante deuda que mantienen clientes suyos y que le está originando serios problemas de liquidez y el impago de las nóminas a sus siete empleados, así como a los proveedores de los que se ha venido surtiendo en los últimos meses.

Este industrial, que se siente apoyado por sus empleados, por la Asociación de Empresarios y Comerciales de Medina (Adecom) y por su familia, pretende llegar este próximo viernes al mediodía al Parlamento Andaluz, donde pretende trasladar al presidente del ejecutivo autonómico, Manuel Chaves, su situación, siendo también su intención la de exponerle sus quejas y sus ideas como joven empresario.

Auxiliado por un vehículo de apoyo en el que van familiares suyos, Marcos avanzó que seguirá su itinerario por diferentes carreteras secundarias de las provincias de Cádiz y Sevilla. Su andadura se inició camino de Paterna, para posteriormente seguir hacia San José del Valle, Arcos, Lebrija, Las Cabezas de San Juan y Sevilla. De momento no tiene claro dónde pasará las noches, aunque su intención es acercarse al pueblo más próximo a su ruta y ahí pernoctar.

Según apunta, la mala situación económica que está atravesando les puede hacer perder la casa de sus padres, la suya e incluso salpicar a algún familiar que les sirvió de avalista, aunque se siente con fuerzas para seguir luchando y seguir contando con trabajos para poder salir airosos de esta crisis.

Marcos Rodríguez apunta que su empresa ha estado apoyada por diferentes programas al emprendedor que tiene la Junta de Andalucía, por lo que se muestra agradecido ya que "he aprendido mucho" y entiende que "los jóvenes no podemos quedarnos de brazos cruzados y ver cómo nuestro futuro y el de nuestras familias se va ahora al traste".

El funcionamiento general de su empresa ha ido bastante bien, con la aceptación de muchas obras, y mejorando sus ventas mes a mes. Pero llegó lo que él denomina "la peste" que, explica, "está afectando a la economía y está acabando con tantas empresas, autónomos y puestos de trabajos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios