Armada española

‘Elcano’ ultima su puesta a punto para el crucero de 2019

  • El buque escuela, que en enero zarpa de Cádiz, está finalizando su periodo de mantenimiento en la Carraca y aguas de la Bahía

El ‘Juan Sebastián de Elcano’ por debajo del segundo puente de Cádiz el pasado miércoles El ‘Juan Sebastián de Elcano’ por debajo del segundo puente de Cádiz el pasado miércoles

El ‘Juan Sebastián de Elcano’ por debajo del segundo puente de Cádiz el pasado miércoles / Julio González

“Cumplidos ya los 90 años puedo decir que este bergantin-goleta se encuentra en muy buena forma y que sigue siendo un velero marinero y seguro, de noble comportamiento y buen nadar, sobre todo con vientos a un largo (es decir, con vientos relativos por la aleta)”, asegura el comandante del Juan Sebastián del Elcano, Ignacio Paz.

El buque, a poco más de un mes de zarpar de Cádiz para su próximo crucero de instrucción, se ha sometido desde septiembre a actuaciones de reparación y mantenimiento que ya finalizan y que Paz ha explicado en declaraciones a este medio. Trabajos como los de estos meses son parte de “la rigurosa planificación de mantenimientos, reparaciones y modernizaciones que se vienen llevando a cabo", traducción de la apuesta de la Armada. Paz confía que se mantengan en el futuro, porque tienen culpa de que este buque, “antiguo que no viejo”, esté en condiciones de seguir realizando en los próximos años, con suma solvencia, cruceros de instrucción como el que comienza el 13 de enero en Cádiz y que coincide con el inicio de la celebración del V Centenario de la Vuelta al Mundo.

El capitán de navío explica que los trabajos actuales han sido los correspondientes a un periodo de inmovilización por obras que se puede definir como de entidad media. “No obstante, es un periodo muy importante, todos lo son, pues las actuaciones y revisiones continuas son las que garantizan el buen estado del barco, tanto de su plataforma, como de su maniobra y, por supuesto, de las condiciones de habitabilidad a bordo”, afirma el comandante.

“Cumplidos los 90 años, se encuentra en muy buena forma”, asegura su comandante

Entre septiembre y este mes de diciembre, “las actuaciones de reparación y mantenimiento finalizadas y las que aún están en marcha, se centran principalmente en los recorridos estipulados, en base a las horas de funcionamiento, de la planta propulsora y eléctrica del buque, así como en numerosos equipos auxiliares (planta de tratamiento de aguas residuales, planta potabilizadora, equipos de aire acondicionado, etc.). También se han llevado a cabo recorridos y reparaciones en la maniobra del buque y en los equipos y sistemas de rescate y salvamento”.

“Todo ello (que ya se ha estado comprobando con pruebas de mar en la Bahía) va encaminado a mejorar las condiciones del buque, con especial énfasis en la seguridad del personal y, dentro de las posibilidades de la plataforma (por su diseño y reducido espacio), las relativas a la vida a bordo”, cuenta Paz. Y todo sin olvidar que cada obra, cada actualización de equipos y sistemas, se hace con “las mínimas variaciones posibles en el diseño original de este emblemático bergantín-goleta.”, matiza Paz, que recuerda que en enero Elcano encara “un crucero atractivo y marinero”.

La preparación del Elcano se ha llevado a cabo, como es habitual, con el apoyo de la Armada en todos sus frentes, especialmente desde las Jefaturas de Apoyo Logístico, de Personal, de Aprovisionamiento y de Sanidad. Además, por supuesto, del apoyo de la cadena operativa, para alcanzar y mantener el nivel de adiestramiento de partida exigido, que permita alcanzar con garantías el nivel necesario de seguridad en la navegación.

El próximo viaje tiene “un esquema base de un 75% de días de mar y 25% en puerto

Paz ha querido resaltar “el trabajo continuo de la dotación” que ha conllevado en paralelo este periodo. “Siempre está mirando, con entusiasmo e ilusión, al próximo crucero de instrucción, para afrontarlo, como siempre procuramos hacer, en las mejores condiciones desde el punto de vista de la plataforma, de la maniobra y de la habitabilidad”, defiende su comandante.

Y es que el buque trata de asumir con solvencia el cumplimiento de la doble misión que tiene asignada, “una misión que ha permanecido y permanece inalterable durante toda la vida, larga ya, de este bergantín-goleta: contribuir a la formación integral de los oficiales alumnos, los guardiamarinas, y apoyar la acción del Estado en el exterior”.

Seguirá haciéndolo muchos años, al menos así lo considera Paz, que afronta su segundo crucero como comandante. ¿Cree que cumplirá el centenario como buque escuela? “Ya que me lo pregunta, le diré que sí, que estimo factible el alcanzar y superar los 100 años de vida y de servicio continuado a la Armada y a España.

El próximo viaje tiene “un esquema base de un 75% de días de mar y 25% en puerto, con dos navegaciones de larga duración y con una planificación para navegar el máximo tiempo posible a vela”. Embarcará la Brigada 2021, compuesta por 70 guardiamarinas, de los cuales ocho son mujeres.

Un viaje con parada en Guetaria, pueblo natal del ilustre marinero

El próximo mes de agosto se cumplirán 500 años del comienzo de la expedición de Magallanes y Elcano, “una expedición universal e histórica, que fue tutelada, respaldada y financiada por el Rey Carlos I, y que, consecuentemente, fue genuinamente española”, recuerda el comandante.

“Y es que si el descubrimiento de una ruta de las especias navegando al oeste, a cargo de Magallanes, fue un gran éxito, la conclusión de la expedición por Elcano, al mando de la nao ‘Victoria’, llegando de nuevo a España, tras haber circunnavegando la Tierra, fue una gesta universal, que puede considerase como la “primera globalización de la historia”, añade. Por ello, el buque que lleva su nombre, en la fase final del próximo crucero, recalará en Guetaria, “pueblo natal del ilustre y genial marino donde se prevé realizarle un homenaje”.

El XCI crucero de instrucción incluye puertos en el continente americano, en particular en la zona del Caribe y costa oriental de EEUU, y en Europa, tanto en el Atlántico y Cantábrico, como en el Báltico. Asimismo, contempla navegaciones de larga duración (superiores a los 25 días) que implican dos cruces al océano Atlántico, “y la recalada en puertos tan queridos” como San Juan de Puerto Rico, Cartagena de Indias (Colombia), Veracruz (Méjico) y La Habana (Cuba).

Además de los puertos americanos de Pensacola y Boston, en el regreso a Europa, "tendremos una escala en la siempre acogedora y atractiva ciudad de Lisboa, para navegar hacia el Báltico y visitar los puertos de Kiel (Alemania) y Sczecin (Polonia), donde participaremos en una concentración de grandes veleros (Tall Ship) y, además, será la primera vez que Elcano visite un puerto polaco".

Ya de regreso a la Escuela Naval Militar de Marín, para el desembarco de los guardiamarinas y la participación en las celebraciones de la Patrona de la Armada, la Virgen del Carmen, "haremos la escala en Guetaria (Guipúzcoa) y Guecho (Vizcaya)".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios