Provincia

Un joven de San Fernando denuncia una agresión homófoba

  • Los hechos ocurrieron el domingo de madrugada en la puerta de una discoteca de la ciudad 

Foto subida por el joven a su perfil de Facebook en el que se aprecían las heridas sufridas. Foto subida por el joven a su perfil de Facebook en el que se aprecían las heridas sufridas.

Foto subida por el joven a su perfil de Facebook en el que se aprecían las heridas sufridas. / CEDIDA

Comentarios 4

Ezequiel Espada, un joven de San Fernando de 22 años, ha denunciado a través de sus redes sociales y en la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía la agresión homófoba que sufrió en la madrugada del pasado domingo a las puertas de una discoteca de la ciudad. 

Los hechos ocurrieron, según su relato, cuando al cierre de la Vivo Sala Club en torno a las seis de la mañana se acercó junto con una amiga a uno de los porteros del establecimiento para preguntar si podían entrar a recoger una copa que habían dejado en el interior, para tomársela en la puerta. La respuesta negativa fue desagradable y "chulesca" y, tras insistir, recibió dos empujones, explica la supuesta víctima.

Aunque optaron por apartarse, cuenta, cuatro porteros se acercaron amenazándolo. Uno sacó una navaja y los otros fueron golpeándolo incluso tirándolo al suelo en varias ocasiones. La intervención de sus dos amigas hizo que no fuera a más, aunque una de ellas recibió un golpe. Lo que empezó como una agresión "por el simple hecho de pedirles una copa que dejé en la entrada se convirtió en homófoba cuando los agresores me gritaban, entre otras cosas, te vamos a matar, maricón, cuando salgamos". Ezequiel no entiende que tenía que ver ser gay con la situación que se había producido por la copa.

Espada fue trasladado en ambulancia al hospital junto a la amiga que recibió un puñetazo. Ahora se recupera del mal trago vivido y a pesar de la ansiedad que le ha provocado, no ha querido dejar de hacer pública la agresión. "Me está afectando bastante, pero por lo menos no fue a más porque sinceramente yo creía que me iban a matar cuando me vi en la situación", comenta hoy, que ha vuelto a Comisaría para tratar el asunto.

Según ha explicado a este medio el abogado del joven isleño, Manuel Martos, la denuncia por agresión y amenazas con agravante de homofobia se cursó el domingo 7 octubre por la mañana en la Policía Nacional de San Fernando. El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de San Fernando –el que estaba de guardia ese día– es el encargado de tramitar esta causa. Martos ha señalado que ahora están pendientes de tener acceso a las actuaciones y poder solicitar diligencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios